La diabetes es una enfermedad metabólica crónica que se manifiesta con la elevación de los niveles de azúcar en la sangre. Aunque no es curable, sí es tratable y prevenible.De acuerdo con el doctor endocrinólogo, Jorge Castillo, los niveles desfasados se presentan cuando una persona que se encuentra en ayunas tiene los niveles de la glucosa por encima de los 126 miligramos por decilitro, o tras un examen de diagnostico en el que, al consumir 75 gramos de glucosa, los resultados arrojan un nivel mayor de 200 miligramos por decilitro, a las dos horas.

Sus dos principales causas son la genética y la obesidad. Como señala el Dr. Castillo, en el 95% de los casos los pacientes desarrollan la diabetes cuando se mezclan esos dos causantes. Es decir que las probabilidades aumentan cuando los pacientes sufren de sobrepeso y además, tienen algún familiar, que poseen la enfermedad.

En la actualidad hay aproximadamente 422 millones de personas en el mundo que tienen diabetes y probablemente en los próximos 20 años esa cifra se duplicará, según la Organización Mundial de la Salud. Es por esto que debes saber que la diabetes es prevenible, en la medida en la que lleves una vida saludable. Conoce algunos consejos que te pueden ayudar a mitigar los riesgos de padecerla:

Chequeo médico:

Realiza chequeos médicos con la suficiente periodicidad para llevar un control responsable de tu salud. En caso de que tengas sobrepeso o poseas algún familiar con diabetes, es recomendable que te realices exámenes antes de los 40 años.

Si presentas algunos de los siguientes síntomas, también debes acudir al médico de inmediato:

1. Poseer la triada de la diabetes: según el Dr. Castillo es la mezcla entre poliuria (aumento en la frecuencia y cantidad de la orina), polidipsia (necesidad exagerada y urgente de tomar agua u otra bebida) y polifagia (sensación incontenible de hambre).

Consiste básicamente en que si el paciente comienza a orinar con mucha frecuencia, puede presentar deshidratación y por ende tener mucha sed. Sumado a esto, como está perdiendo azúcar, expulsa calorías en la orina, lo que origina el hambre desmedida de la persona.

2. Tener heridas que se demoren en cicatrizar.

3. Sentir fatiga o cansancio exagerado.

4. Visión borrosa o disminución de la agudeza visual.

Actividad física

El ejercicio es una de las recomendaciones más frecuentes, pero de las más efectivas para prevenir cualquier tipo de enfermedad. En el caso de la diabetes, hacer alguna actividad física durante 30 minutos al día, por 5 días de la semana, te ayudará a prevenirla.

Consulta cuál es el tipo de entrenamiento más indicado para ti, de acuerdo a tu estilo de vida, para que hacer deporte se convierta en una rutina divertida.

Control alimenticio

Junto con la ayuda de un nutricionista, implementa un plan de alimentación que te permita mantener los niveles de la sangre estables y reducir los riesgos de la diabetes. Incluye en tus comidas: frutas, verduras, cereales, carnes magras, entre otras proteínas.

Evita el consumo de alimentos con alto contenido de grasas saturadas, conservantes y azúcares añadidas, como las comidas procesadas, el pan blanco y las bebidas azucaradas como las gaseosas. Ten en cuenta que debes llevar un control de tu peso, por esto es necesario que no comas en exceso, sino las porciones adecuadas para ti.

Finalmente, el aumento de azúcar en la sangre puede conferirle a un paciente riesgos cardiovasculares, como la obstrucción de las arterias, infartos y problemas cerebrales. Además, que una enfermedad como la diabetes se relaciona con complicaciones en los riñones, en los ojos y en los nervios periféricos.