Si sientes un dolor muy fuerte que recorre la parte trasera de la pierna hasta el pie, probablemente sufras de la ciática. Aunque esta no es una enfermedad, sí puede ser una señal de la existencia de una patología. 

La ciática es un dolor que se produce por la compresión de los discos  en el nervio ciático, ubicado en la parte más baja de la columna y, con frecuencia se presenta en personas que tienen una hernia discal, debido al deterioro de los discos por malas posturas, caídas de cola, agachadas sin flexionar las rodillas y fuerzas hechas de forma incorrecta. 

Sin embargo, una persona que no tenga una hernia discal pero sea mayor de 50 años puede padecer de la ciática, debido a que con el paso del tiempo los discos pierden altura y empiezan a comprimirse.

“Los síntomas de la ciática están asociados principalmente con dolor o punzadas desde la región lumbar (cintura), pasando por los muslos, pantorrillas y pies. También puede generar hormigueo, adormecimiento o cojera en quien la padece.” explica Miguel Farfán, ortopedista y traumatólogo de columna.

El nervio ciático

¿Cómo prevenir la ciática? 

El doctor y  cirujano de Columna Miguel Berbeo recomienda que más que prevenir la ciática, lo que se debe prevenir es una hernia discal que, en la mayoría de los casos, es la responsable de los malestares del nervio ciático. 

“La mala práctica de ejercicios repetitivos puede ser causante del deterioro de los discos, este es el caso de los abdominales que se realizan cuando una persona acostada, levanta su tronco hasta tocar la punta de sus pies, teniendo sus piernas juntas. Lo recomendable es que se haga con las piernas  separadas”, agrega Berbeo. 

A su vez el doctor Farfán aconseja realizar ejercicios de estiramiento para fortalecer la musculatura abdominal y de espalda, como los que se practican en disciplinas de yoga y pilates, con los cuales se busca mantener la forma natural de la columna.

De igual manera, es importante mantener posturas correctas mientras se está sentado, hacer pausas activas durante las jornadas laborales, porque estar en esta posición durante mucho tiempo hace perder la postura ergonómica de la columna, obligando que la región lumbar se aplane, sin importar que se tenga la silla ideal. 

¿Cómo se debe tratar la ciática?

Si un paciente nota que su dolor lumbar persiste luego de visitar al médico general y además se expande a su pierna, lo mejor es acudir al ortopedista para una valoración especializada.

Dependiendo de la causa que origina la ciática, puede formularse la toma de analgésicos y relajantes musculares, siempre y cuando no haya un daño neuronal que genere malestares como hormigueos o adormecimientos en las piernas. 

El doctor Berbeo expresa que “en algunas de las consultas, las personas que padecen de la ciática, nos preguntan si deben acudir a una incapacidad médica cuando presentan dolor en sus piernas y la parte baja de la columna, a lo que nosotros como especialistas, respondemos que esta afección no necesita reposo porque la inmovilidad no favorece la recuperación”.

Tags: