¿Sabes cómo actuar ante una emergencia médica?

Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo


    emergencias médicas

    Tabla de Contenido

    Calificaciones
    No rating yet

    ¿Qué hacer cuando alguien se desmaya, presenta un atragantamiento o un paro cardiorrespiratorio? La doctora Viviana Peinado, líder médico Kom Care, te explica qué hacer ante una emergencia médica.

    ¿Qué se entiende por emergencia médica?

    De acuerdo con la Dr. Viviana Peinado “una emergencia médica es una situación de salud que se presenta de forma inesperada en la que existe riesgo o amenaza de muerte inmediata para el paciente; en la urgencia médica no existe peligro o amenaza inmediata, pero si no se atiende en un período de tiempo determinado, la situación puede convertirse en emergencia”.

    En ese sentido, es importante conocer qué hacer en este tipo de situaciones a las que ninguna persona está exenta de que le pueda suceder. Para la Dr. Viviana, especialista en Gerencia de la Calidad en Salud de la Universidad El Bosque,  “es importante realizar simulacros y tener una planificación de cómo actuar ante un evento, ya sea en su casa, en el trabajo o en un centro comercial, conocer los antecedentes patológicos de familia o de sus compañeros, de acuerdo con la situación que se presente, delegar funciones para actuar de inmediato: alguien que se quede con el asegurado, otro que llame a la línea de emergencias, ubicarse en un lugar seguro; porque no siempre hay personal de la salud en las familias. Es fundamental aprender a buscar el pulso en el cuello, en la muñeca, identificar si hay cambio de coloración en las uñas, en los labios, movimientos respiratorios; para mientras llega la ambulancia saber indicarle al profesional que está en la llamada o él que llega al sitio”.

    Lo que debes hacer en caso de una emergencia médica

    “Mantén la calma, identifica la situación (desmayo, convulsión, atragantamiento, dolor precordial, entre otros), hace cuánto sucedió, ubícate junto a la persona afectada en un lugar seguro, despeja la vía aérea, llama a la línea de emergencias 123, pregunta si contigo hay personal de la salud que puedan colaborarle, ya sea médicos, jefes de enfermeras, auxiliares, o al menos que sepan de primeros auxilios, no muevas a la persona a no ser que esté en inminente riesgo”, explica la Dr. Viviana.

    De igual manera, añade “debes evitar tener reacciones incontroladas y alarmistas, utilizar ascensores, alejarte del grupo, crear desorden o incertidumbre”.

    Recomendaciones para actuar ante..

    A continuación, la Dr. Viviana te explica qué hacer en algunas emergencias médicas:

    – Ante un paro cardiorrespiratorio:

    Se inicia maniobras de reanimación cardiopulmonar RCP, la cual consiste en hacer presión rítmica sobre el pecho de una persona que haya sufrido un paro cardio respiratorio para que el oxígeno pueda seguir llegando a sus órganos vitales; si lo realiza una sola persona se debe proporcionar dos respiraciones después cada 30 compresiones de pecho; si dos personas están haciendo la RCP, proporciona una a dos respiraciones después cada 15 compresiones de pecho. Continúa con la RCP hasta que veas signos de vida o hasta que llegue el personal médico.

    -Desmayo:

    No intentar levantar a la persona, aflojarle la ropa y procurar que le dé el aire, el paciente debe quedarse acostado un rato, se pueden levantar las piernas ligeramente para facilitar el retorno de la sangre al corazón; si la persona se recupera de forma espontánea al elevar las piernas, debe permanecer tumbado hasta la recuperación total, sentándolo posteriormente. Si tiene náuseas, poner la cabeza de lado por si vomita.

    Cuando la persona no respira o no tiene latido cardíaco, se deben realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar o RCP, hasta que llegue el personal médico.

    -Atragantamiento: 

    Si crees que alguien tiene una obstrucción, pregúntale: “¿te estás atragantando?”; si asiente con la cabeza, explíquele que lo va a ayudar.

    Luego debes realizar la maniobra de Heimlich, que consiste en hacer compresiones abdominales para expulsar el objeto, liberar la vía aérea y evitar las complicaciones graves derivadas de la falta de oxígeno.

    1.  Párate detrás del paciente, con una pierna entre medio de las suyas para tener mayor estabilidad en caso de que se desvanezca.
    2.  Rodéalo con los dos brazos a la altura de la cintura, apenas arriba del ombligo.
    3.  Cierra una de las manos en puño y colócala encima del ombligo y debajo del esternón con el pulgar hacia adentro.
    4.  Cierra la otra mano sosteniendo el puño y realiza compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro (como si fuera una letra J) en el abdomen.
    5.  Repite las compresiones hasta que el objeto salga expulsado y la persona pueda respirar, toser, hablar o hasta que deje de responder.
    6. Si la persona se desmaya y no responde, inicia las maniobras de RCP. Si aún no responde, llama al servicio de emergencia e inicia las maniobras de RCP

    En bebés de menos de un año, las indicaciones de la AHA son:

    1. Pon al bebé boca abajo, sosteniendo la cabeza y la mandíbula con una mano.
    2. Con la mano libre, da 5 palmadas en la espalda, en medio de los omóplatos
    3. Si no expulsa el objeto, da vuelta al bebé –siempre sosteniéndole la cabeza- y realiza 5 compresiones con dos dedos en medio del tórax.
    4. Abre la boca del bebé para ver si el objeto que obstruye está a la vista. Si es de fácil acceso, retíralo suavemente. De lo contrario, continúe alternando 5 palmadas en la espalda y 5 compresiones en el tórax hasta que expulse el objeto, tosa, llore o deje de responder.

    Si una herida está sangrando:

    • Colócate guantes estériles, si están disponibles, antes de aplicar presión directa en la herida. Si no tienes guantes, usa muchas capas de paño limpio, bolsas de plástico o el material más limpio disponible entre las manos y la herida.
    • Controla el sangrado antes de intentar limpiar la herida.
    • Corta la ropa que está alrededor de la herida.
    • Aplica presión directa constante y eleva la zona durante 15 minutos completos. Usa un reloj: 15 minutos pueden parecer mucho tiempo. Resiste la necesidad urgente de mirar después de algunos minutos para ver si el sangrado se ha detenido. Si la sangre empapa el paño, aplica otro sin levantar el primero. Si hay un objeto en la herida, genera presión alrededor del objeto, no directamente sobre él.
    • Si el sangrado de moderado a intenso no ha disminuido ni se ha detenido, sigue aplicando presión directa mientras consigues ayuda.
    • El sangrado leve suele detenerse por sí solo o reducirse a supuración o goteo después de 15 minutos de aplicar presión. Es posible que exude o gotee por un máximo de 45 minutos.
    • Evalúa la condición del paciente, que está menos alerta. Puede que de repente la persona sea incapaz de responder preguntas, o quizás se sienta confusa, inquieta o temerosa, mantenlo alerta, mientras se traslada al servicio de urgencias.
    • Únicamente en casos extremos como amputación traumática de un miembro (arrancamiento de un brazo o de una pierna), y si la hemorragia es masiva, puedes hacer un torniquete (consiste en cortar la circulación aplicando una venda o cinturón atados muy fuerte para impedir el sangrado) para evitar la pérdida de sangre mientras el herido no pueda ser atendido por los profesionales de urgencias. El torniquete es muy arriesgado. Debe aflojarse cada 10 minutos, ya que en caso contrario se corre un riesgo muy grave, que podría llegar incluso a la amputación por falta de riego.

    Como las emergencias médicas pueden ocurrir en cualquier momento, no olvides contar con un kit de emergencia como concluye la Dr. Viviana “, ten como mínimo un termómetro, tapabocas, guantes, alcohol, pulso oxímetro, vendas elásticas, medicamentos como acetaminofén, linterna, silbato, si estás en el trabajo debes tener instaurado de acuerdo con la normatividad vigente”.

    Y por supuesto no olvides contar con Asistencia Compensar, una alianza entre Compensar e Iké Asistencia con la que podrás contar con planes personalizados que cuidan de ti y tu familia en cualquier imprevisto que se presente en el día a día.

    Comparte este artículo:
    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp

    Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo


      Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo

        Artículos relacionados

        ¡NO TE VAYAS!

        Aún quedan muchos más
        contenidos de tu interés

        suscríbete

        ¿Quieres leer más contenidos exclusivos?

        Suscríbete


          Compartir
          Share on facebook
          Share on twitter
          Share on linkedin
          Share on whatsapp

          Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo


            Skip to content