Muchas personas sueñan con adquirir un crédito para pagar esos bienes o servicios que son difíciles de comprar de contado. Sin embargo, cuando lo solicitan no logran la aprobación. Sigue estas recomendaciones para adquirirlo y empezar a crear historial crediticio.

 La vida crediticia es la carta de presentación que obtienes ante una entidad financiera, te permite construir patrimonio, aumentar el cupo de la tarjeta y acceder a un mayor préstamo.

Por esta razón, para Francisco Gómez, experto financiero y editor web de Finanzas Personales, “ es importante adquirirlos porque al hacerlo el sistema financiero evalúa la capacidad de pago, obteniendo mayor facilidades para que los bancos y el sector real, como compañías de celulares, presten dinero para la compra de bienes”.

¿Estás preparado en adquirir ese primer crédito? Averígualo respondiendo el siguiente test.

1.¿Para qué quieres sacar tu primer crédito?
2. ¿Cuánto llevas trabajando en tu empresa?

3. ¿Qué porcentaje de tu sueldo esta destinado para pagar deudas?
4. ¿ Por qué es importante adquirir vida crediticia?


5. ¿A qué edad se puede solicitar un crédito?

8 a 10 puntos

Muy bien, estás preparado para solicitar tu primer crédito. Cuentas con un trabajo estable y tienes claro que lo que vas a solicitar será invertido en activos que generan valor. Además, dispones del presupuesto necesario para atender la obligación financiera. ¡No lo pienses más y solicítalo!

5 a 7 puntos

Comprendes que al tener una vida crediticia podrás, en un futuro, solicitar préstamos de mayor monto como la compra de una vivienda. Sin embargo, ten cuidado porque aunque es bueno contar con un historial crediticio, recuerda que debes realizar un pago oportuno para que dispongas de una buena reputación en el sistema financiero.

Así que, te invitamos a revisar tus ingresos y realizar un buen presupuesto para que cuando obtengas el crédito, evites endeudarte.

Menos de 5 puntos

Hay que replantearse y pensarlo mejor. Es bueno adquirir un préstamo pero debes tener claro que este no significa que tengas que utilizarlo para gastos diarios como comida, ropa, aseo, entre otros.

Por eso, el primer paso que debes realizar es identificar si realmente existe la necesidad para solicitar crédito, es decir, que vas a adquirir bienes que generen un retorno de inversión o electrodomésticos que perduren mucho tiempo.

Según Sandra Suárez, Analista de Mercadeo de Compensar, “al acceder este tipo de servicios debes averiguar la tasa de interés anual, si se genera un costo por el estudio y aprobación del crédito o seguros que manejen. De igual forma, hay que informarse sobre cuál es la cuota mensual para saber si cuentas con la capacidad de pago”.

Creditízate es una buena opción que ofrece Compensar para los jóvenes o aquellas personas que en los últimos años no han tenido una línea de crédito recientemente con entidades financieras formales y quieren empezar a construirla de manera moderada.

Descuento por nómina, estudio y aprobación sin costo, facilidad en los trámites y tasas de interés justas son los beneficios que obtienes al solicitarlo en Compensar.

Recuerda que a medida que vas creciendo tus necesidades cambian, es decir, que si estás entre los 18 y 25 años adquiérelo para electrodomésticos de mayor durabilidad y luego cuando seas mayor de 30 años, puedes solicitarlo para una vivienda o un carro.

Un crédito no es sinónimo de deuda, al contrario, si sabes manejarlo, se convertirá en una oportunidad para mejorar tu calidad de vida. ¡Anímate!

 

¿Te gustó este tema?