¿Cómo combatir el estrés laboral?

Todo el mundo ha sentido estrés en algún momento de su vida, pero cuando se genera en el ámbito profesional causa ansiedad, bajo rendimiento, desmotivación y poca tolerancia al fracaso. No dejes que esto te pase a ti, aprende a manejarlo.

La Organización Mundial de la Salud define el estrés laboral como “la reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos, gustos y aptitudes y que ponen a prueba su capacidad para afrontar la situación”.

Si bien es cierto que en el trabajo se presentan situaciones bajo presión, estas deben motivar al empleado, pero no afectar su salud física o emocional. Para la coach Sylvia Ramírez, “el estrés, como estrategia para aumentar la productividad, funciona por espacios muy cortos, no es sostenible y sale costosísimo a largo plazo”.

Esto termina afectando el clima laboral de una organización. Las personas se vuelven poco tolerantes, se irritan con facilidad, lo que puede generar conflictos internos y retraso en los procesos empresariales.

“El estrés se origina, muchas veces, por las dificultades que se presentan a la hora de entablar relaciones interpersonales con los compañeros de trabajo, clientes o usuarios, también por el afán de cumplir con todas las tareas y exigencias propias del trabajo ”, señala Óscar Pinzón, psicólogo de Compensar. Por ello es bueno buscar alternativas de buen uso del tiempo libre que facilitan la interacción con otro grupo de personas diferente al ámbito laboral o familiar.

Por esta razón, la salud física y mental se va deteriorando, los colaboradores comienzan a sufrir de dolor de cabeza, problemas digestivos, padecimientos cardiovasculares, ansiedad e insomnio, tanto así, que en ocasiones quieren dejar su puesto de trabajo y salir corriendo. Este tipo de situaciones indican que la persona está sufriendo de estrés laboral negativo.

¿Cómo tratar el estrés laboral?

Los empleadores juegan un papel fundamental para disminuir el estrés, “las compañías pueden invertir en espacios formativos para que los colaboradores sepan que cada uno de ellos está a cargo del 100% de su felicidad. De igual forma, pueden implementar programas de reconocimiento al mérito de los miembros del equipo (sentirse apreciado es vital para los seres humanos), pasando por estrategias de liderazgo positivo e inspirador porque la felicidad funciona como una cascada: va de arriba hacia abajo”, explica la coach Sylvia Ramírez.

Si eres empleado, toma pausas activas. Es fundamental buscar actividades que te desconecten de los compromisos laborales. No olvides, organizar tu tiempo para cumplir con todas las obligaciones. Asimismo, relájate y descansa bien, duerme ocho horas al día y recuerda hacer ejercicio. Estar en forma ayuda a tomar mejores decisiones.

Si sientes que estás sufriendo de estrés laboral busca ayuda profesional, porque como afirma el psicólogo Óscar Pinzón, “se deben implementar estrategias que permitan modular mejor los niveles de tensión”. Pero, si estás del otro lado y tienes un compañero que sufre de estrés, mantén la distancia y crea espacios de diálogo.

Lo importante es que el empleador, los compañeros de trabajo y la persona que maneja altos niveles tensión implementen herramientas que contribuyan a mejorar su bienestar, logrando así un ambiente laboral más agradable para todos.

¿Te gustó este tema?