Las altas temperaturas y la exposición directa al sol puede generar daños irreparables en tu piel. Sigue las recomendaciones de tu especialista para evitar problemas futuros. 

Si estás pensando en exponerte al sol y deseas cuidar tu piel sin sufrir daños en tu salud, la especialista Julieta Muñoz Piñeros, dermatóloga de Compensar, explica que el uso del protector solar o prendas adecuadas, reduce el riesgo de sufrir afectaciones en la piel.

Disfruta al máximo tus vacaciones con estas medidas básicas

Según Muñoz, es necesario conocer los horarios adecuados a la hora de tomar el sol. Por ejemplo, es pertinente exponerse antes de las 9:00 de la mañana y después de las 4:00 de la tarde, de lo contrario, los rayos ultravioleta (RUV) que recibes entre las 10 de la mañana y las 3:00 de la tarde pueden ser perjudiciales para tu piel.

En el caso de los niños, la especialista recomienda no aplicar protector solar en bebés menores de seis meses, posterior a esta etapa sí es aconsejable aplicar cremas protectoras contra los RUV.

Los protectores solares deben tener un factor de protección mayor a 30 grados, y se sugiere aplicar en época de vacaciones cada dos horas. Pero si vas a estar en casa o en climas fríos es aconsejable aplicar mínimo tres veces al día.

Identifica el tipo de protector solar para tu piel

Según Adriana Castañeda, dermatóloga de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica (AsoColDerma), es importante consultar al dermatólogo para que te ayude a escoger el  protector solar adecuado, según el fototipo o color de la piel, si es seca, grasosa o mixta, conocer las enfermedades cutáneas de base y las necesidades individuales de cada paciente.

Teniendo en cuenta estos parámetros, un protector solar debe ser estable a la luz, al aire, a la humedad y al calor, resistente a la arena, al sudor y al agua, no debe cambiar de color, no debe decolorar la ropa ni producir manchas en la piel. Debe ser eficaz por tiempo prolongado, cubrir la radiación UVA y UVB y ser insoluble en el agua.

Protege tu piel de las quemaduras

Cuando hay quemaduras provocadas por el sol se debe tratar la zona afectada con compresas de agua fría para refrescar el área y aplicar cremas que sean emolientes, geles de aloe vera e hidratarse con frecuencia. Pero si la quemadura presenta ampollas, la herida debe ser tratada por un médico.

Debes tener en cuenta que los daños más frecuentes a los que está expuesta tu piel con el sol son las quemaduras, fotoenvejecimiento, manchas en la piel y uno de los más graves: cáncer. 

Además, otras regiones del cuerpo como los ojos también se pueden ver afectadas si no se toman la medidas adecuadas para protegerlos de los RUV, por eso debes usar gafas que tengan protección UV y que estén garantizadas.

La ropa es otro elemento importante que impide el daño directo contra tu cuerpo, por eso la Fundación Cáncer de Piel de Colombia recomienda escoger adecuadamente las prendas que vas a usar mientras estás expuesto al sol. Observa el color, el grosor y si incluye en la etiqueta el Factor de Protección Ultravioleta (FPU). Entre más cubierta esté tu piel, existen menos posibilidades de que puedas sufrir quemaduras.

La cara y el cuello también requieren de una importante protección, ya que son las partes más vulnerables a sufrir de cáncer de piel. Para cubrir estas zonas utiliza gafas solares y sombreros grandes que alcancen a proteger las orejas, el cuello y los hombros.

Por otro lado, la arena y el agua son reflectores de sol que también pueden quemar tu piel y tus ojos. La arena puede llegar a reflejar hasta el 15% de RUV mientras que el agua un 10%.

Algunas recomendaciones adicionales de la especialista Muñoz son:

● Usa protector solar mayor a 30 grados.

● Aplica repelente para evitar picaduras.

● Para los niños recomienda usar ropa con protección UV.

●Hidrátate con frecuencia durante el día.

●En niños menores de seis meses no recomienda que se expongan al sol.

Visita a tu médico, sigue las recomendaciones de tu especialista y no dejes de tomar las medidas necesarias para disfrutar de tus vacaciones sin contratiempos. En tus manos está llevar una vida saludable.