Con motivo de la celebración del Día Mundial del Braille te contamos cómo surgió este sistema de lectoescritura que cambió la forma en que las personas invidentes acceden a la información y transmiten sus conocimientos.

Antes de la aparición del braille, las personas con discapacidad visual eran consideradas una carga, negándoles el derecho a acceder a la comunicación escrita. Solo hasta 1784, Valentin Haüy, funcionario francés del Ministerio de Relaciones Exteriores, creó la primera escuela para ciegos.

La metodología que usaban en este instituto para aprender a leer requería de un arduo trabajo, los invidentes tenían que palpar las letras impresas en alto relieve. Esto incentivó a Louis Braille a generar un código alfabético, actualmente conocido como Sistema Braille. Conoce qué es, cuándo surgió y cómo funciona:

Curiosidades sobre el sistema Braille

Cualquier persona puede aprender braille, como afirma Pedro Andrade del Instituto Nacional para Ciegos (INCI), “Alguien con visión puede leerlo y escribirlo en cuestión de minutos, pero, hay que practicarlo frecuentemente para apropiarlo por completo”.

¿Cuál es la situación laboral para las personas con discapacidad visual?

La población con discapacidad visual presenta problemas para vincularse laboralmente. Según el Instituto Nacional para Ciegos (INCI), “el 59.8% no tiene ningún ingreso económico, el 31.2% recibe menos de un salario mínimo, el 2.7% gana entre 500 mil y un millón de pesos y tan solo el 0.7% es remunerado mensualmente con más de un millón de pesos”

Las personas invidentes o con baja visión cuentan con todas las capacidades para ejercer una actividad laboral. Sin embargo, todavía existen imaginarios que impiden que tengan mayores oportunidades.

Por esta razón, el INCI, buscando promover la inclusión laboral de esta población del país, encontró en el programa Posibles de la Fundación Universitaria Unipanamericana, encargados de fortalecer las habilidades de quienes asisten a la Agencia de Empleo de Compensar,   el mejor aliado para diseñar un taller enfocado en  enriquecer sus competencias blandas y  operativas.

“A través de actividades de aprendizaje experiencial, trabajamos temas relacionados con proyecto de vida, comunicación asertiva, habilidades de negociación, toma de decisiones y trabajo en equipo. Ellos no solo las potencializan sino que descubren aptitudes que no tenían”, señala la psicóloga Ester León, facilitadora del programa Posibles de la Fundación Universitaria Unipanamericana.

En la actualidad, María del Rosario Yepes Camacho, profesional especializada en Subdirección Técnica del INCI espera que, “con la publicación del Decreto 2011 de 2017, para el periodo 2019 a 2023, 2023, se logre mayor inclusión laboral de la población con discapacidad visual y se logré generar un cambio de actitud hacia estos
trabajadores que están en capacidad de desarrollar múltiples tareas”.

¿Te gustó este tema?