El hígado graso no alcohólico es una enfermedad silenciosa que cada día padecen más personas a causa de los niveles de aumento de población obesa. La buena noticia es que si se detecta a tiempo es reversible. Sigue estos consejos y comienza a cuidarte.

El hígado graso es una enfermedad que de acuerdo con cifras proporcionadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) padecen, “alrededor del 20% y 30% de la población mundial”. Sin embargo, estos datos se puede incrementar si se tiene en cuenta que la obesidad y el sobrepeso son unos de los principales factores que originan esta patología.

Lo preocupante para la hepatóloga Mónica Tapias, perteneciente a la Asociación Colombiana de Hepatología, “es que esta es una enfermedad que no solo afecta a los adultos sino también a los niños”.  En efecto, según un último estudio realizado en 2016 por la OMS, “más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos”, cifra que se prevé aumentará en los próximos años.

¿Qué provoca el hígado graso?

Como mencionamos anteriormente la principal causa es la obesidad. No obstante, también hay otras alteraciones como la diabetes tipo 2, colesterol y  triglicéridos altos que generan acumulación de grasa en el hígado, afectando su rendimiento. Si esto no es tratado a tiempo puede conllevar a una enfermedad hepática severa.  

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

La cura está en ti, de acuerdo con la hepatóloga Mónica Tapias, puesto que si se detecta en su fase inicial es reversible, además, se puede mejorar con una alimentación saludable y ejercicio constante.  Si bien hay medicamentos que ayudan, lo único que genera un tratamiento exitoso es la implementación de hábitos alimenticios saludables.

¿Qué podemos hacer para mejorar esta condición y  evitar sufrir de hígado graso no alcohólico?

A continuación, la doctora Mónica Tapias te da los mejores tips para lograrlo:

  1. Debes tener un consumo leve o moderado de alcohol.
  2. Mantén una dieta saludable. Se recomienda una alimentación rica en ácidos grasos de origen vegetal o cárnicos como pescados frescos.
  3. Evita el exceso de carbohidratos, productos procesados y azúcar añadida. (Gaseosa, papas de paquete, entre otros)
  4. Aumenta el consumo de frutas y verduras porque son unafuente rica en vitaminas, minerales y fibra.
  5. Establece un horario para tus comidas. Esto te ayudará a mantener un peso estable.
  6. Procura preparar tus recetas con aceite de oliva, este previene enfermedades cardiovasculares y fortalece el sistema inmunológico.
  7. Ejercítate diariamente. Puedes optar por hacer una caminata ligera por 30 minutos, ir al gimnasio o practicar tu deporte favorito.

El hígado graso no alcohólico es una enfermedad silenciosa que solo presenta síntomas cuando esta en una etapa avanzada. Por eso, previene esta enfermedad practicando hábitos saludables.