El 10 % de la población mundial padece esta enfermedad, no tiene cura y suele ser progresiva. Si se detecta a tiempo es posible tratarla. Aquí te contamos cómo prevenirla llevando un estilo de vida saludable.

Para la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) la Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un asunto de salud pública, ya que es cada vez más frecuente en el mundo afectando al 10% la población adulta. A esta problemática, se suma la falta de recursos para adquirir los equipos necesarios, brindar el tratamiento a todos los pacientes que lo requieren y contar con los especialistas que cubran la demanda de enfermos.

Factores de riesgo

Yelma Osorio, Nutróloga del programa de Nitroprotección del SES de Compensar, explica que la ERC es el daño presente por un tiempo mayor de tres meses y documentado en la estructura. Además, se puede dar por enfermedades que pueden comprometer el riñón sin aún alterar su función. El compromiso se evalúa por marcadores de daño renal en la sangre, la orina, a través de una biopsia o en imágenes.

Las causas más frecuentes de la ERC son:

● Diabetes mellitus.

● Hipertensión arterial (HTA).

● Glomerulonefritis.

● Patologías que puedan obstruir la vía urinaria (cálculos renales, hipertrofia prostática, tumores).

● Factoresor tóxicos (especialmente analgésicos desinflamatorios, algunos antibióticos, medios de contraste).

● Enfermedades congénitas y hereditarias.

La diabetes mellitus tiene una alta prevalencia, aproximadamente del 8% en la población. Es la causa más común de la Enfermedad Renal Crónica con el 20-40% en los pacientes diabéticos tipo 1, quienes desarrollan nefropatía diabética después de los 20 años y hay una afectación del 15 al 20% en los pacientes diabéticos tipo 2 .

Aproximadamente, el 25% de la población mundial es hipertensa y este porcentaje aumenta con la edad hasta 50% para pacientes mayores de 60 años. La HTA es la segunda causa de ERC y los pacientes hipertensos, sin otro factor de riesgo metabólico, tienen un riesgo dos veces mayor de desarrollar ERC respecto a una persona no hipertensa.

La ERC es un factor de riesgo cardiovascular y así mismo la proteinuria (proteínas en la orina en una cantidad superior a la normal), con un aumento importante de la morbimortalidad, por este motivo toda intervención para su prevención es de gran importancia.

Si se da un manejo estricto de las enfermedades que la pueden generar (HTA y diabetes mellitus) se pueden lograr las metas terapéuticas, así como el control de otros factores de riesgo especialmente la dislipidemia (altos niveles de lípidos: colesterol o triglicéridos) y la obesidad, haciendo énfasis en el cambio en estilo de vida relacionado especialmente con:

● Manejo nutricional: para los pacientes con diabetes es recomendable mantener los niveles de azúcar estables. Controlar el consumo de sal y agregar a los hábitos alimenticios frutas y verduras para tener una salud cardiovascular positiva y evitar el daño renal.

● Hacer ejercicio mínimo de 3 veces por semana: realizar ejercicio con regularidad permite controlar la presión arterial y reduce el riesgo de padecer ERC.

● Evitar nefrotóxicos: no es recomendable ingerir fármacos o sustancias químicas sin la asesoría y control de un médico.

● Aumentar el consumo de agua: tomar suficiente agua al día facilita la eliminación de sodio y sustancias tóxicas del cuerpo, además, previene adquirir la ERC con el paso de los años.

Es necesario realizar chequeos médicos con frecuencia y no esperar a padecer de esta y otras enfermedades para tomar medidas. Recuerda que tu salud es una prioridad, por eso debes tomar hábitos saludables que aporten al buen funcionamiento de tu cuerpo.