Si estás pensando en ser mamá a los 40 es importante que sepas cuáles son los cuidados que debes tener, los beneficios y los riesgos a los que te puedes enfrentar.

Varias razones han hecho que más mujeres tengan la autonomía de decidir cuántos hijos tener y en qué momento de la vida. Dentro de los principales factores se encuentran la situación económica y el nivel de escolaridad de la mujer. Así mismo, el tiempo de dedicación y pensar en pareja incide en qué momento de la vida ser madre.

Ventajas de ser mamá a los 40  

 

Llegar a los 40 y darte la oportunidad de ser madre trae consigo una gran cantidad de beneficios para tu vida, especialmente por la madurez, seguridad, responsabilidad y estabilidad que te caracteriza.

Entre las principales de ellas están:

● Por lo general la alimentación de las mujeres suele ser mucho más saludable con el paso de los años. Esto permite que las decisiones que se tomen sobre la nutrición del bebé sean las más adecuadas y se puedan evitar problemas futuros como el sobrepeso.

● Las inseguridades por un embarazo no planeado casi que desaparecen. Cuando una mujer decide ser mamá a los 40 está completamente consciente de cómo puede cambiarle la vida la llegada de un nuevo miembro a la familia y cómo debe enfrentar los diferentes retos que esto trae consigo.

● Las hormonas como la progesterona y el estrógeno que intervienen durante un embarazo permitirán que aumente la agudeza mental de la mamá, haciendo que se vuelva más resolutiva frente a los problemas y mejoren sus capacidades verbales.

● Asimismo, los conflictos entre padres e hijos se reducen considerablemente, ya que las mamás tienen una mejor preparación emocional.

● Existen menos riesgos de que las mamás sufran la depresión postparto debido a los cambios en los niveles hormonales durante y después del embarazo.

Una decisión de vida

 

De acuerdo con Blanca del Rocío Fuquen Jiménez, ginecóloga y obstetra de Compensar, la edad promedio para tener hijos se encuentra entre los 25 y los 34 años, por lo que recomienda no posponer la maternidad después de esta edad por cuestiones de salud.

“En la actualidad, el promedio de hijos por pareja es de uno a dos y hay más oportunidad para planificar el número de hijos”.

La especialista explica que en las áreas rurales se tiende a tener más hijos, mientras que en los sectores urbanos la mujer dedica más tiempo para prepararse profesionalmente y decidir con tiempo los hijos que se desea tener. Así lo refleja la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS 2015), en la cual el número de mujeres que accedieron a la educación superior en los últimos cinco años pasó de 24,4 % a 33,5 %”.

Riesgos de ser mamá a los 40

 

Aunque planificar y pensar con tiempo el número de hijos que deseas tener es importante, debes conocer los riesgos a los que te puedes enfrentar si superas el rango de edad para ser madre. Para la especialista Fuquen Jiménez, los peligros a los que está expuesta una mujer de 40 años son:

● Pueden aumentar las posibilidades de atravesar por un embarazo de alto riesgo por factores como el deterioro de la salud general de la mujer, en donde se desarrollan enfermedades como hipotensión arterial y diabetes.

● La diabetes gestacional es una enfermedad que aparece normalmente en mujeres que antes del embarazo no han sufrido de esta patología, sin embargo, no hay una causa específica por la que surja la diabetes gestacional.

Frente a este tema, la Asociación Americana de Diabetes explica que los riesgos que puede sufrir el bebé durante el embarazo son: daño en los hombros durante el nacimiento, tener un nivel de glucosa muy bajo, problemas respiratorios, padecer de obesidad en la niñez y diabetes tipo 2 en la adultez.

● De acuerdo con la Federación Colombiana de Obstetricia y Ginecología (Fecolsog) el 90% de los embarazos atraviesa por la Diabetes Milletus Gestacional (DMG), con predisposición genética o metabólica a la diabetes, mientras que un 10% está conformado por mujeres ya diagnosticadas con diabetes antes del embarazo.

● Otro de los riesgos es que el bebé puede padecer de anomalías genéticas, defectos cromosómicos como síndrome de Down, el cual se puede presentar a los 36 años, en un rango de 1 a 400 embarazos; a los 40 años, de 1 en 100 casos y a los 45 años, 1 en 30 casos.

● Hay un aumento del riesgo de parto por cesárea debido a que la placenta puede bloquear el cuello uterino impidiendo el paso del bebé durante el parto.

● A partir de los 36 años la mujer empieza a tener cambios en su salud reproductiva, por lo tanto aumentan las probabilidades de aborto en un 35%, de sufrir preeclampsia, tener un parto pre-termino, retardo del crecimiento intrauterino y mayor riesgo de mortinato.

Al tener un embarazo en este rango de edad, es muy importante aplicar los cuidados pertinentes, asistir a los controles regulares, realizar los marcadores para detectar enfermedades cromosómicas y hacerse ecografías de tamizaje para detectar anomalías en el primer trimestre de gestación.

Para lograr que tu embarazo sea todo un éxito, es importante que lleves una nutrición adecuada y un peso saludable, que hagas ejercicio moderado, evites el tabaco, el alcohol y la cafeína, y aumentes el consumo de ácido fólico antes y durante el embarazo.

Recuerda que con el cuidado prenatal y el seguimiento mes a mes de tu embarazo podrás estar al tanto de la evolución de tu bebé y de tu salud en general, así que visita a tu médico y vive un embarazo sano a los 40.