Factores genéticos y ambientales pueden provocar el desarrollo del asma. Conoce cómo prevenirlo, tratarlo y llevar una vida activa sin restricciones.

El asma es una enfermedad crónica que se presenta cuando hay una inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias impidiendo que el aire no llegue a los pulmones de forma normal.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor del mundo hay un total de 235 millones de personas con asma y se calcula que dentro de 10 años las muertes por esta enfermedad aumentarán si no se toman medidas inmediatas para tratarlo en pacientes que lo padecen.

En Colombia

Según un estudio realizado por la Sociedad Colombiana de Pediatría, la presencia de asma en los colombianos es del 18,8% en promedio en niños de 1 a 18 años, pero en menores de 1 a 4 años, el rango de afectados es del 29%.

Sandra Patricia Quiroga Durán, médica pediatra del programa de Neumología pediátrica de Compensar define el asma como una enfermedad inflamatoria de la cavidad respiratoria (pulmones, bronquios y bronquiolos) generada por factores genéticos, socioeconómicos y ambientales.

Para la especialista cada paciente puede presentar un tipo de asma diferente, según su gravedad o exposición a factores ambientales:

 Asma ocasional o leve: Se presenta con tos no frecuente, afectando al paciente por algunos días del mes, se debe dar un manejo inmediato durante esos episodios y estabilizar sin afectar su vida diaria o actividad física.

● Asma moderada: es más frecuente en el paciente presentando tos de 3 a 4 días a la semana, mejora con el uso de medicación permanente y control para evitar recaídas o complicaciones.

Asma severa o persistente: no mejora con facilidad al usar medicamentos, pero debe ser controlada por un especialista.

Causas del asma en los niños

En los niños, el asma es la enfermedad crónica más frecuente pero si es tratada con atención oportuna es posible que a lo largo de los años desaparezca. Algunos factores que provocan el desarrollo de esta enfermedad son:

● Factores genéticos: en el diagnóstico del asma siempre se tiene en cuenta la presencia de esta enfermedad en los hermanos, padres o abuelos del paciente, ya que hay una alta probabilidad de que se pueda transmitir genéticamente.

● Factores ambientales: infecciones virales, humo de cigarrillo o polución, aire frío son elementos que pueden desarrollar esta patología.

El 70% de los niños que padecen esta enfermedad tienen a mejorar durante su periodo de crecimiento y no registrar presencia de estas enfermedades en la vida adulta. Es allí cuando el médico tratante decide si se debe o no retirar los medicamentos.

Los principales síntomas que registran los pacientes con asma son:

● Tos con frecuencia en la noche y madrugada.

● Sibilancias (sonidos en el pecho).

● Opresión en el pecho.

● Fatiga o ahogo.

● Dificultad respiratoria recurrente.

Normalmente en horas de la noche estos síntomas se hacen más frecuentes por lo que es necesario acudir a un tratamiento médico.

Tratamiento

Según la Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica, la prevención y el tratamiento oportuno del asma en niños reduciría considerablemente el número de días de inasistencia de un estudiante al colegio, así como el número de muertes anuales producto del desconocimiento y falta de tratamiento de esta enfermedad.

Quiroga explica que los bronquios y bronquiolos son las estructuras tubulares del pulmón que se ven afectadas por la enfermedad, impidiendo que el aire que entra no logre salir, provocando la tos. La especialista recomienda que en niños mayores de 6 años se practique el examen de la espirometría, el cual facilita el diagnóstico del asma a temprana edad.

Aunque antes de hacer uso de un medicamento debes acudir a tu médico especialista y seguir sus recomendaciones, existen algunas actividades que puedes poner en práctica y te facilitarán llevar una vida activa y sin limitaciones, entre las cuales se encuentran:

● Tener una sana alimentación.

● Hacer calentamiento previo al ejercicio o entrenamiento: hacer ejercicio siempre será positivo para tener una vida saludable, pero recuerda consultar a tu médico sobre la rutina adecuada que debes realizar para evitar crisis asmáticas producidas por el ejercicio.

● Mantener un ambiente libre de humo de cigarrillo: evita fumar o recibir humo de cigarrillo, porque, además de dañar tus pulmones puede ser un factor desencadenante del asma.

● Reducir la presencia de polvo en el hogar: evita las alfombras, si tienes mascotas, báñalas con frecuencia y procura que el ambiente esté libre de polvo.

● Evitar la inhalación de partículas que afecten el medio ambiente como la polución o elementos químicos.

● Hacer uso controlado de los medicamentos.

Desde hace aproximadamente tres años el programa de Neumología Pediátrica de Compensar, viene trabajando de la mano de especialistas como el Dr. Santiago  Ucrós, el Dr.  Alfredo  Pérez y un equipo de pediatras del programa, en talleres para niños y padres de familia para tratar el asma, aclarar dudas y conocer el uso adecuado de las inhalocámaras. Conoce nuestro programa y aprende a tratar esta patología.

¡Que el asma no sea un impedimento para vivir saludablemente!