Las vitaminas son ideales en nuestro día a día. Ayudan a subir las defensas, evitando enfermedades como la gripa. Pero, ¿qué son? ¿cuáles son las que necesitamos? Y ¿en qué alimentos las encuentras? A continuación te contamos.

Las vitaminas son nutrientes de origen orgánico requeridos en pequeñas cantidades para el crecimiento del cuerpo, mantenimiento de tejidos y apropiado funcionamiento del metabolismo. Se encuentran dentro de los alimentos,como los seres humanos no la producimos, debemos consumir frutas, vegetales, carnes, lácteos y huevos.

Existen dos tipos de vitaminas: hidrosolubles y liposolubles, las primeras (vitamina C y complejo B) las debemos consumir diariamente porque no se almacenan en nuestro organismo mientras que las otras (A, D, K y E) sí. Por eso, hay que consumirlas en cantidades recomendadas ya que su exceso produce toxicidad.

Según la nutricionista y dietista Lucy Amparo Russi, presidenta de la Asociación Colombiana de Dietistas y Nutricionistas (ACODIN) “estas son importantes porque regulan y protegen nuestro organismo. Se recomienda ingerir las frutas y verduras de forma entera y fresca porque la mayoría son termolábiles es decir se destruyen con el calor. Por lo tanto, perdemos sus nutrientes”.

¿Cómo saber si me faltan vitaminas?

Para el médico familiar de Compensar, Juan Camilo Lozano, “más que fijarnos en identificar cuáles son las vitaminas que nos hacen falta, debemos concentrarnos en la prevención. Es decir, si tenemos una dieta balanceada no tendremos deficiencia en la cantidad de vitaminas que el organismo requiere”.

Sin embargo, en determinados periodos de nuestra vida solemos necesitar más.

●Embarazo: las mujeres que se encuentran en el primer trimestre de su embarazo deben acudir a su ginecólogo para que él las evalúe y determine si es necesario añadir a su dieta suplementos como ácido fólico y hierro.

●Adultos mayores: solicita una cita con tu médico personal o familiar para que él determine si es necesario ingerir suplementos de vitamina D porque en esta etapa debemos exponernos menos al sol, así que es recomendable incluir dentro de nuestro dieta un complemento para mantener los huesos fuertes y sanos.

Si por estilo de vida escogiste ser vegetariano o vegano tendrás que suplementarte, puesto que sólo los alimentos de origen animal y los lácteos contienen vitamina B12.

No obstante, recuerda acudir a un profesional nutricional y dietista, quien te orientará para saber si necesitas suplementos porque si llegas a consumirlos y tu cuerpo no los requiere se genera intoxicación. Además, los órganos del cuerpo trabajan en exceso lo que puede causar enfermedades futuras.