Por estos días la mayoría de las personas se están preguntando: ¿cómo subir las defensas? Y es ahí cuando aparece la famosa respuesta: ¡consume más vitaminas!  Pero, antes de optar por suplementos vitamínicos, debes conocerlos bien y saber cuándo son oportunos.  

A raíz de la aparición del COVID-19 es normal que la mayoría de las personas quieran fortalecer su sistema inmunológico. Sin embargo, terminan escogiendo el camino fácil, ese que los lleva a tomar suplementos vitamínicos que su cuerpo no necesita. 

Y sí, es un hecho que cambiar la creencia de “las vitaminas son tan buenas que entre más consumas mejor” es difícil, pero ten en cuenta que si sobrepasas la dosis recomendada ocasionarán daños en tu organismo.

¿Por qué? De acuerdo con el endocrinólogo Oscar Rosero, experto en metabolismo y hormonas, “lo primero que hay que comprender es que las vitaminas son sustancias orgánicas que se encuentran en los alimentos naturales. Necesitamos ingerirlas porque contienen los minerales necesarios para nuestro correcto funcionamiento”. 

De igual forma al ser un compuesto orgánico que nuestro cuerpo no es capaz de sintetizar puede ocasionar, si hay déficit o exceso de vitaminas, daños perjudiciales a la salud. 

Exceso de vitaminas: ¿qué daños ocasiona en nuestro cuerpo?

Existen dos tipos de vitaminas: hidrosolubles y liposolubles. Las primeras son solubles en agua (vitamina C, vitaminas del grupo B) mientras que, las liposolubles se disuelven en grasa (vitaminas A, D, E y K).  

En ese sentido, el endocrinólogo Óscar Rosero explica que si hay exceso de vitaminas se produce:

  • Vitamina B1: arritmias cardíacas e insuficiencia renal. 
  • Vitamina K: anemia hemolítica. 
  • Vitamina C: cálculos renales. Sin embargo, todavía falta la realización de estudios científicos que demuestren otras toxicidades que puede generar su exceso. 
  • Vitamina D: aquí hay que hacer un paréntesis porque según Óscar Rosero “por un error histórico se le catalogó como vitamina, pero realmente es una hormona que nuestro cuerpo es capaz de sintetizar. Hago énfasis en esto porque al consumir en exceso una hormona también se produce un efecto negativo. De hecho, un estudio realizado a personas mayores demostró que quienes tomaban más de 10 mil unidades de vitamina D incrementaban el riesgo de fracturas. Por lo tanto, el exceso de su consumo puede generar hipercalcemia o arritmias cardiacas”. 

Cabe aclarar que los niños con problemas de crecimiento y las mujeres postmenopáusicas requieren suplementos, al igual que aquellas personas que se hayan realizado la cirugía bariátrica, pero se les proporciona en dosis recomendadas ya que las grandes dosis no se aconsejan para ningún grupo poblacional. 

¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico? 

Si quieres mejorar tus defensas debes entender que como afirma Óscar Rosero, “el sistema inmune se construye y fortalece cada día”. Por ello, escucha la voz del experto y sigue sus recomendaciones: 

  1. Vuelve a la comida real: dile adiós a la comida ultra procesada. (azúcar, colorantes, grasas vegetales artificiales). Esto pone en riesgo tu sistema metabólico e inmunológico ya que produce radicales libres de oxígeno que son tóxicos e incrementan el riesgo de sufrir de cáncer, diabetes, entre otras enfermedades crónicas. 
  2. Calidad de descanso:  durante la noche el sistema inmunológico se regenera. De tal forma que lo recomendable es dormir 8 horas diarias. 
  3. Practicar ejercicio: si eres una persona sedentaria comienza a ejercitarte moderadamente, practica alguna actividad física, por lo menos, tres veces por semana durante 20 minutos. Recuerda que, si no estás acostumbrado a hacer un ejercicio intenso, esto puede llegar a ser perjudicial al generarse una reacción inflamatoria que deprime el sistema inmunológico. 
  4. Hidrátate: durante el día no olvides tomar agua. 

También te puede interesar: ¿Estás pensando en ser vegetariano o vegano?

No busques soluciones milagrosas para fortalecer el sistema inmune. Los alimentos que suben las defensas se encuentran en la verduras, leguminosas, cereales, proteínas y frutas. Por ello, inclúyelas en tu dieta porque “de la noche a la mañana no vas a fortalecer el sistema inmune, sobre todo si llevas una vida con mala alimentación, sedentarismo y mucho estrés”, concluye el experto.  

Por eso, este momento coyuntural que estamos viviendo te debe servir como una alerta para disminuir o suspender por completo el consumo de alimentos procesados y optar por una alimentación balanceada.