Conoce las principales causas que generan el trastorno de sueño, cómo evitarlo y cómo puedes crear rutinas saludables para dormir bien.

De acuerdo al Instituto Neurológico de Colombia, los trastornos del sueño o desórdenes del sueño, son un amplio grupo de padecimientos, que afectan el desarrollo habitual del ciclo sueño-vigilia y alteran el funcionamiento mental, físico y emocional de los individuos.

Según Marisol Polanía Zamora, psicóloga clínica de Compensar, los problemas para conciliar el sueño suelen relacionarse con preocupaciones o compromisos del diario vivir que alteran el sueño, pero, se puede considerar a una persona con trastorno del sueño cuando hay complicaciones para dormir por un periodo mayor a un mes. Estas complicaciones incluyen síntomas como el insomnio.

Los trastornos del sueño más frecuentes son:

● El insomnio, suele ser intranquilo, insuficiente y no restaurador.

● La narcolepsia se expresa a través sueños cortos y se dan mientras las personas están despiertas, genera parálisis del sueño y alucinaciones.

● La apnea del sueño está relacionada con la respiración.

● El parasomnio se asocia con periodos de despertar durante el sueño.

● La enuresis se presenta con mayor frecuencia en los niños y ocurre cuando se orinan en la cama.

● Los terrores nocturnos ocurren cuando la persona se despierta atemorizada por sueños intranquilos.

● El sonambulismo se da cuando las personas caminan o hacen alguna actividad mientras están dormidos.

Higiene del sueño

Dormir es una necesidad básica para el cuerpo y la mente, por lo tanto, dormir lo suficiente te permitirá ser más activo, mejorará tu atención, concentración y adaptación a tu entorno social, y para lograr un sueño profundo y reparador es necesario tener un higiene del sueño adecuado.

La Asociación Colombiana de Neurología recomienda a los pacientes con trastornos del sueño seguir algunos hábitos que pueden mejorar la calidad del sueño:

● Si tienes la duda sobre posibles padecimientos del trastorno de sueño, consulta a tu especialista.

● Los fármacos, si llegan a ser necesarios, usualmente se utilizan por ciclos cortos por lo que se deben suspender una vez se hayan obtenido los beneficios.

● Antes de pensar en patologías específicas debes descartar con tu especialista factores externos que influyan en el problema de sueño como ansiedad, depresión o cambios situacionales.

● El médico tratante debe interrogar con énfasis los hábitos de sueño del paciente, ya que si se mejoran estas conductas es posible corregirlos y verse una mejora en el individuo.

● El consumo de sustancias psicoactivas, algunos fármacos o enfermedades pueden generar alteraciones en el sueño.

● Antes de ir a dormir procura comer porciones pequeñas.

● No consumas licor antes de ir a la cama.

● Maneja adecuadamente los tiempos y horarios para dormir.

● Si vas a realizar actividad física debes practicarla antes de las 4:00 de la tarde.

● Se debe restringir el uso de la habitación y la cama para el descanso.

● No uses elementos tecnológicos como el celular, el computador o el televisor dentro de la habitación porque interrumpen el sueño.

● En el momento de ir a dormir no resuelvas conflictos o pienses en problemas.

● Dos horas antes de ir a la cama realiza actividades estimulantes que te permitan conciliar el sueño, como leer un libro o ver una película tranquila.

● Come algo liviano en la noche para evitar malestar estomacal.

● Antes de dormir evita el consumo de café o te.

Si tienes complicaciones para dormir acude a tu médico y consulta qué medidas puedes tomar para mejorar tus horas de descanso. Recuerda que tomando buenos hábitos del sueño podrás llevar una vida tranquila y saludable.