A pesar de que esta enfermedad neurodenegerativa primaria no tiene cura, es posible hacer su detección temprana para llevar a cabo diferentes técnicas de recuperación. Conoce los diferentes estadios para hacer una identificación oportuna.

El Alzheimer no es una enfermedad producto del envejecimiento, sin embargo afecta del 5 al 10 por ciento de la población mayor de los 65 años en el país. En concreto, 200.000 colombianos padecen de Alzheimer, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

Su aparición está muy relacionada con antecedentes genéticos y algunos comportamientos de los pacientes. De hecho, como asegura el Gerente de Servicios Ambulatorios de Compensar, el Dr. Hernán Castellanos, investigaciones han revelado que existe una relación entre el deterioro cognitivo y factores de riesgo relacionados con los diferentes estilos de vida.

Entre los factores que también son comunes a otras enfermedades no transmisibles se encuentran: la inactividad física, la obesidad, las dietas desequilibradas, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol. Otros factores de riesgo modificables son la depresión, el bajo nivel educativo, el aislamiento social y la inactividad cognitiva.

Por otra parte, uno de los problemas principales del Alzheimer es que aún causa estigmatización y puede resultar abrumador no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores, por ende, esto se puede convertir en un obstáculo para que las personas acudan a los oportunos servicios de diagnóstico y atención.

Es por esto que es importante que sepas que se debe prestar especial atención a cualquier síntoma, porque dependiendo de cuan avanzada esté la enfermedad es posible realizar terapias que contribuyan a la recuperación del paciente.

Recuerda que existen programas enfocados en personas mayores y/o pensionadas que promueven actividades que favorecen el encuentro social, incentivan la actividad física, promueven los estilos de vida saludable y proporcionan experiencias significativas de aprendizaje. Los cuales son dirigidos y acompañados por personal calificado y comprometido con el servicio.

Para llevar una vejez saludable es importante que adoptes desde temprana edad hábitos beneficiosos para tu salud mental. No esperes a llegar a una avanzada edad para acudir a los chequeos médicos.