Cuando realizamos mercado es normal que la mayoría de personas no nos fijemos en la tabla nutricional. ¿Cuánta azúcar debe contener un alimento? ¿Cómo sabemos si un producto es alto en sodio o grasas? Son preguntas que pasan desapercibidas pero que son el primer paso para mantenernos saludables.

Según la nutricionista clínica, Nubia Herrera de Compensar, “elegir una buena alimentación es una tarea que requiere un esfuerzo consciente y permanente en la búsqueda de productos alimenticios que nos suministren los nutrientes esenciales al tiempo que prevenimos la aparición de enfermedades”.

Las etiquetas nutricionales fueron diseñadas para conocer el valor energético, proteínico u otros nutrientes. Esto con el fin que los consumidores tengan acceso a información veraz y les permita cuidar su salud.

¿Cómo realizar una lectura correcta? Ten en cuenta esta guía para elegir los alimentos que necesita tu cuerpo.

 

En cuanto al aporte de grasas es importante aclarar que existen dos tipos: las buenas para la salud y otras que incrementan el colesterol malo. Por eso, debes preferir los productos de 0 grasas trans.

Muchas veces la etiqueta registra que el aporte es de 0 gramos (gr) de grasas trans, aunque realmente pueden tener un contenido de 0,8 – 0.9 gr, debido a que existe una norma en la que si el producto aporta menos de 1 gr se registra 0 gramos.

De igual forma, evita los alimentos que incluyan aceites hidrogenados, u oleína de palma.

La nutricionista clínica, Nubia Herrera de Compensar, afirma que: “Una dieta ideal debe estar compuesta por al menos un 90% de alimentos naturales, no procesados. El 10 % restante debe cumplir con las mejores características nutricionales las cuales podemos conocer a través de la información que aparece en las etiquetas, que, por norma, aparecen en todas las bebidas y alimentos empaquetados”.

Con esta guía ya podrás ir a cualquier supermercado y decidir a conciencia qué alimento es mejor para tu salud. Y si estás interesado en aprender más sobre cocina saludable puedes inscribirte en alguno de los cursos que Compensar tiene en su Escuela de Cocina.