Muchas veces nos cuentan historias traumáticas sobre los resultados de una cirugía estética, te aclararemos algunos mitos y te daremos algunas recomendaciones para reducir esos riesgos de los que algunos hablan.

Mitos y realidades de las cirugías estéticas

A menudo sentimos que algo no está del todo bien en nuestro cuerpo, queremos un poco más de músculo allí, un poco menos de grasa aquí o algún retoque en el rostro; sin embargo, no nos atrevemos a ir al quirófano porque nos invade el miedo. Hemos escuchado a nuestros amigos hablar de los mitos que hay alrededor de las cirugías estéticas pero ¿qué tanto de eso es verdad?

Es importante informarnos detalladamente de los posibles riesgos, pero no hay mejor fuente que los médicos especializados en el tema, aquellos que están certificados, son confiables y operan en sitios seguros. En portales de bienestar y salud confiables, como el nuestro, puedes encontrar información sobre ‘Belleza responsable’ y podrás resolver todas tus dudas y preguntas, es importante investigar al respecto, recuerda que esta decisión no se puede tomar a la ligera.

Desenmascarando mitos

● Las cirugías estéticas son muy costosas –Mito-

Este tipo de procedimientos son cada vez más asequibles a todo tipo de público. Existen centros estéticos confiables que ofrecen planes de financiación o promociones. Adicional, ofrecen kits de productos postoperatorios, lo que permite ahorrar un poco de dinero y encontrar todo en un solo lugar.

● No puedo verificar la validez de los estudios de los médicos cirujanos –Mito-

Los pacientes tienen el derecho y el deber de verificar la validez de los estudios realizados por el médico que los va a tratar, recordemos que esta no es una decisión que se debe tomar a la ligera, es necesario tomarse el tiempo de analizar y decidir quién va a tener esa responsabilidad sobre nuestro cuerpo.

● Una cirugía no es riesgosa –Mito-

Todas las operaciones implican ciertos riesgos que el médico cirujano debe explicar al paciente, sin embargo, si la cirugía estética se realiza en un establecimiento adecuado, que cuente con los equipos y la infraestructura necesaria, con un especialista confiable y debidamente acreditado, todos los riesgos se minimizan. Adicional, actualmente hay métodos no invasivos, que reducen aún más el riesgo de sufrir alguna complicación durante algún procedimiento.

Consejos para elegir un buen cirujano

Acreditación: el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación y la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica y Estética Reconstructiva son las entidades autorizadas para emitir confiablemente este tipo de información. Es importante que no caigas en las conocidas ‘clínicas de garaje’.

Estudios especializados: dependiendo de la parte de tu cuerpo donde estés pensando realizarte la cirugía, el médico debe ser especialista. Por ejemplo si es en el rostro, debe ser especialista en cirugía plástica facial con experiencia en cirugía cosmética y reconstructiva.

Empatía: cuando conoces a la persona que va a ser tu médico cirujano es primordial que te transmita confianza, hable con fluidez, te explique con lenguaje claro todos los pormenores de la operación y responda cuantas veces sea necesario las preguntas que tengas como paciente. No confíes en personas que dudan o no tienen claros sus procedimientos. Y aunque te generen confianza, siempre es importante validar sus títulos y acreditaciones profesionales.

Clínica: Evaluar el sitio donde se va a realizar el procedimiento es un paso que no te debes saltar. La clínica debe estar equipada higiénica y correctamente, con los equipos necesarios, las normas de seguridad y el espacio adecuado en caso de requerir cuidados postoperatorios dentro del centro médico. Tomar la decisión de realizarnos una cirugía es un paso muy trascendental en nuestra vida que debemos dar de la mano de un profesional idóneo y bien capacitado, en un sitio certificado y de confianza. Una vez tengas validados todos estos datos, ¡adelante!, las cirugías estéticas en muchos casos nos dan seguridad y nos apoyan para sentirnos mejor con nosotros mismos, no tiene nada de malo querer lucir diferente y tener un poco de ayuda para hacerlo. ¡ Mucho éxito con tu nuevo look !