La diarrea es muy común en los niños y suele aparecer sin previo aviso, lo que genera preocupación en muchos padres. Aprende a tratarla y evita complicaciones.

El aumento de las deposiciones y la disminución de la consistencia, es decir que se vuelve más líquida, son síntomas que indican que tu hijo está sufriendo de diarrea. “Es normal que un niño menor de un año tenga de 5 a 10 deposiciones diarias y estas sean blandas. Pero, si su frecuencia aumenta se considera una diarrea”, señala la médica pediatra Olga Lucia Baquero, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Existen tres tipos de diarrea: aguda, prolongada y crónica. La primera dura menos de dos semanas, la prolongada entre dos y cuatro semanas y la crónica supera las cuatro semanas. En los niños dura aproximadamente entre tres y seis días. “Esta enfermedad se produce en su mayoría por virus, también por bacterias pero son pocos los casos que se originan por infección bacteriana”, señala el pediatra Neil Velosa de Compensar.

¿Cómo tratarla?

 

La diarrea hace que el cuerpo pierda electrolitos (minerales en la sangre) y agua por lo que es necesario mantener hidratado al menor. Por eso, debes darle una dieta astringente: frutas como manzana, guayaba, pera, carnes magras, carbohidratos como papa, arroz, suero oral y muchos líquidos, ten en cuenta que se deben evitar las grasas, los cítricos, las bebidas con electrolitos gaseosas y energizantes. El ideal es que el niño tome pequeños sorbos durante el día.“De igual forma no hay que consumir pastillas o antibióticos porque pueden dañar las velocidades intestinales. Además, no existe un medicamento que lo trate sino que el propio organismo se encarga de hacerlo”, explica la médica pediatra Olga Lucia Baquero, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Tips para evitarla:

 

 ●Siempre dale agua potable a tu hijo.

 ●Mantén una buena higiene a la hora de cocinar, lava muy bien los alimentos, especialmente los vegetales. Se recomienda hacerlo con algunas gotas de cloro en un litro de agua

 ●Lava frecuentemente tus manos y las de tu hijo, antes y después de entrar al baño, a la hora de comer o cocinar, des pues de utilizar el transporte público. Utiliza agua y jabón, ya que los antibacteriales no previenen la propagación de gérmenes.

Mantén al día las vacunas de tu hijo. Los niños menores de seis años deben vacunarse contra el rotavirus para evitar Enfermedades Diarreicas Agudas (EDAS).

Una diarrea se puede tratar en casa. Sin embargo, si tu hijo no come, vomita, tiene fiebre, ojos hundidos, hay que llevarlo lo más pronto posible a urgencias.

No olvides que prevenir la diarrea es muy fácil, lava muy bien tus manos y las de tu hijo, dale agua potable y llévalo al pediatra.