Un largo camino han recorrido las Cajas de Compensación Familiar en Colombia. Desde su creación, en 1954, han aportado al desarrollo social de las familias. Conoce cómo nacieron y cuáles son los beneficios para los trabajadores.

Pensando en el bienestar y en un modelo de protección social que incluyera bienestar y calidad de vida a los trabajadores, las empresas, en alianza con los sindicalistas del año 1954 impulsaron la idea de crear un sistema de compensación familiar que posteriormente se volvió ley en el país.

Una historia con sentido social y familiar

La primera Caja de Compensación Familiar creada en Colombia fue Comfama. Su fundación, en el año 1954, fue la apuesta a un modelo que junto con la Asociación Nacional de Industriales, ANDI y la Unión de Trabajadores de Colombia, UTC de Medellín, se buscaba alivianar las cargas familiares de los trabajadores.

Alfonso Restrepo Moreno, como director de Comfama, empezó sus labores con 45 empresas afiliadas, donde cada entidad brindaba un aporte de 8 pesos mensuales por cada uno de los hijos de los trabajadores, así poco a poco este modelo se fue expandiendo hasta llegar a 64 ciudades y pueblos de Colombia.

Para 1956, el número de trabajadores afiliados e hijos beneficiados de Comfama se duplicó, por lo que el Gobierno de esa época decidió radicar el Decreto 0180 que proponía que de forma voluntaria las empresas aplicaran con sus trabajadores el sistema de subsidio familiar.

Para 1957 la crisis política que se vivía en el país promovió tres iniciativas a favor de la clase trabajadora:

● Se estipuló un aumento salarial.
● Se creó el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA.
● Se estableció oficialmente el Subsidio Familiar.

En vista que el Subsidio Familiar pasaba a ser obligatorio en todas las empresas, se decretó que el 4% de la nómina mensual de los salarios se destinaría al subsidio familiar y el 1% al SENA.

Al llegar a 1959, se logró contar con 248 empleadores afiliados y 17.782 trabajadores subsidiados.

La voluntad e iniciativa empresarial de crear un Sistema del Subsidio Familiar, que desde sus principios es brindar un beneficio a los trabajadores y sus familias, se constituyó como un modelo redistributivo de la riqueza, en el que los aportes son realizados por el empleador y corresponde al 4% del salario devengado por el trabajador, reinvirtiéndose directamente en los empleados.

Beneficios que generan crecimiento

El Subsidio Familiar es una prestación social a la que tienen derecho los trabajadores, dichos beneficios son pagados en dinero, especie y servicios.

Al pertenecer a una Caja de Compensación Familiar, el trabajador y su familia tienen acceso un abanico de servicios, y estos beneficios están enfocados en beneficiar y apoyar a los trabajadores colombianos con menores ingresos.

Los beneficios a los que tienen derecho los trabajadores son:

● Cuota monetaria: La cuota monetaria es un respaldo económico que representa mejores condiciones de vida para aquellos trabajadores con ingresos entre 1 y 4 salarios mínimos que tienen mayores cargas familiares como hijos, padres dependientes del trabajador o hermanos discapacitados. Este subsidio en dinero está condicionado a la vinculación escolar de los niños beneficiados, así como la certificación de condiciones especiales de algunos miembros de la familia. Mensualmente la cuota monetaria se asigna en promedio a 5.3 millones de personas y representa la tercera parte de la canasta familiar

● Subsidio Familiar de Vivienda: El subsidio familiar de vivienda, es un aporte en dinero que se entrega por única vez al trabajador afiliado con un fin específico: compra de vivienda nueva, mejoramiento o construcción en terreno propio. El monto que puede recibir cada afiliado depende de sus ingresos, y busca ser un complemento muy importante al ahorro y crédito hipotecario con los que cuenta el trabajador y su familia.

En 2016, 272 hogares fueron beneficiados del subsidio familiar de vivienda durante por un valor de cercano a los $866 mil millones de pesos.

● FOSFEC: El Fondo de Solidaridad de Fomento al Empleo y Protección al Cesante (FOSFEC) garantiza la protección social del trabajador si en algún momento llega a quedar cesante.

● Salud: Las Cajas de compensación Familiar han sido protagonistas de primer orden en el sector Salud desde hace más de 50 años, al complementar los servicios inicialmente prestados por el Seguro Social con una red en todo el país, ya que el Instituto solo atendía al trabajador afiliado, pero no a su núcleo familiar. Hoy tiene una red igualmente valorada de más de 250 centros, en 86 municipios del País.

● Subsidio en especie: está representado en el reconocimiento de alimentos, beca de estudio, textos académicos, medicamentos, otorgados por la Caja de Compensación según el nivel de ingresos del trabajador.

● Subsidio en servicios: a través de los programas realizados por la Caja de Compensación en educación, capacitación, bibliotecas, recreación, turismo, crédito, adulto mayor y discapacitados, el trabajador puede acceder con tarifas diferenciadas y de acuerdo a los ingresos a estos programas.

El valor de las Cajas de Compensación

José Leonardo Rojas, Superintendente del Subsidio Familiar, explicó que las Cajas de Compensación Familiar se han convertido en el “brazo social” del Estado colombiano con su aporte a los 21 millones de beneficiarios. Así mismo, la regulación de los recursos que llega de los trabajadores a la Cajas ha facilitado que de forma efectiva se destinen a los proyectos de vivienda, educación y de recreación.

Además, las Cajas de Compensación han sido un aliado para el desarrollo social de las familias en las regiones ya que gracias a estos aportes se logra suplir las necesidades que no logran cubrir los recursos oficiales.

Actualidad de las Cajas de Compensación

En el ámbito global, el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), realizó un análisis a nivel mundial sobre los subsidios familiares de naciones europeas y latinoamericanas.

En el caso Argentina, por ejemplo, el Decreto número 7.914 de 1957 reglamenta los subsidios familiares en el sector de la industria y del comercio, donde los empleadores pagan una cotización y los trabajadores reciben un subsidio al mes por cada hijo menor de 15 años o en estado de discapacidad que se encuentre a su cargo.

Mientras tanto, en Bolivia se creó el Código de Seguridad Social en el año 1956, el cual reglamenta el régimen de Asignaciones Familiares que incluye el subsidio matrimonial, Subsidio de natalidad, Subsidio de lactancia y Subsidio familiar.

En el caso de Colombia, existen 43 Cajas de Compensación con cobertura departamental, la cuales benefician a cerca 24 millones de colombianos, 13 de ellas cumplen 60 años de prestar un servicio de calidad a sus afiliados.

Según Néstor Rodríguez Ardila, presidente de Compensar, el impacto a la calidad de vida de los trabajadores se ve drásticamente transformada y por ende las Cajas de Compensación tienen la ardua labor de seguir generando desarrollo y bienestar de las familias, es por eso que a través de habilidades sociales se proyecta crear una sociedad incluyente, solidaria y colaborativa.