Las tareas del hogar no deben ser delegadas solamente a los adultos, también hay que involucrar a los niños. Conoce cómo lograrlo y las actividades que pueden hacer según su edad. 

Las tareas del hogar parecen algo aburridas, por eso la mayoría de las personas prefieren evadirlas, desconociendo que son deberes que al realizarlos generan grandes beneficios, sobre todo en los niños quienes aprenden a ser responsables. 

De acuerdo con Rocío Ruíz López, psicóloga y psicoterapeuta de la Universidad Nacional de Colombia, “el sentido de responsabilidad se incorpora a través de la práctica y de las experiencias que el niño experimenta en su hogar.  En sus primeros años, ésta se va enseñando a través del juego y después paulatinamente se realizan tareas más complejas que se convierten en obligatorias”. 

Por ello, ordenar el cuarto, poner la mesa, tender la cama son acciones que debes enseñarles a tus hijos desde pequeños. 

Beneficios de involucrar a los niños en las tareas del hogar

La experta señala que, “los niños cuando se sienten partícipes de las tareas del hogar y cuando ven que sus padres confían en ellos desarrollan un sentido de pertenencia y al mismo tiempo aumentan la seguridad y confianza en sí mismos porque se perciben formando parte importante de un equipo y siendo valorados por ello”. 

En ese sentido, aprenden a ser autónomos e independientes. De igual forma, 

“desarrollan habilidades motoras, refuerzan el sentido de la organización, alcanzan una madurez y responsabilidad progresivas y esto a su vez facilita el establecimiento de hábitos saludables y el desarrollo de un pensamiento lógico y creativo”

¿Cómo involucrar a los más pequeños de la casa? 

Como asegura la psicóloga Rocío Ruíz “el acercamiento a las tareas del hogar para niños debe ser progresivo y ameno, así el menor no lo siente como un castigo ni genera resistencia o rechazo.  Por ello, la actitud, la paciencia, la tolerancia, la firmeza, la coherencia y la constancia de los padres juegan un papel muy importante”. 

De igual forma, para empezar a involucrarlos es fundamental que los padres se pongan de acuerdo en definir los deberes del hogar que van a hacer los niños. “Es ideal escribir en un mural las actividades diarias y horas de cada uno. Estas se deben cumplir al pie de la letra con el fin de crear en el niño hábitos y responsabilidades. Por supuesto, también es necesario explicarles de una manera concreta lo que van a realizar y comprobar si entendieron la tarea”, explica la experta. 

Tareas del hogar para niños según su edad

A continuación, sigue las recomendaciones de la psicóloga Rocío Ruíz: 

  • De 2 a 3 años: debe realizar tareas bajo la supervisión y orientación de los padres porque todavía no comprende adecuadamente lo que hace bien o mal. Sin duda, está en una etapa de exploración, por ello puede doblar su ropa o tirar objetos a la basura. 
  • De 4 a 6 años: inicialmente observa conductas y quiere imitar. Es capaz de controlarse y de tener orden en sus cosas. Al ser autónomo en su cuidado personal, se va a calzar o irá al baño solo. Por esta razón, ya pueden dársele responsabilidades un poco más complejas como hacer algún mandado dentro del entorno familiar.

Como empieza a despertar la intencionalidad podrá recoger la mesa, tender su cama, limpiar el polvo y lavar objetos, preparar su ropa para vestirse, llevar la ropa sucia al cuarto de lavado, organizar su escritorio, pasar la aspiradora o limpiar los muebles.

  • De 7 a 12 años: el niño va adquiriendo las bases para el desarrollo de su “yo conocedor”. Explora, conoce y aprende de sus experiencias y de las de los adultos. Los niños juegan al doctor, a construir edificios, a inventarse juegos en los que él es el líder, a tocar un instrumento musical, entre otros. En ese sentido, es muy importante reforzar juegos, tareas y responsabilidades donde él desarrolle su creatividad, sus habilidades, y sus dones.  

Por ello, pueden lavar algunos utensilios de la cocina, tender y doblar  ropa  o preparar platos sencillos con supervisión, pasear al perro, entre otros.

A lo hora de delegar estos deberes, no olvides “demostrarle a tu hijo confianza y aceptación, para que él se sienta capaz de hacerlo correctamente, brindándoles así seguridad y aprobación. Esto crea la motivación necesaria para que realicen las tareas domésticas”, concluye la experta.