El Estado, a través de las cajas de compensación familiar, cuenta con un programa de apoyo al trabajador cesante y su familia. Conoce en qué consiste, sus beneficios, requisitos y el proceso de aplicación.

Contar con un empleo estable es sin duda una excelente noticia para las finanzas del hogar. Contar con un ingreso constante mes a mes no solo nos permite tener la tranquilidad de saber que nuestras necesidades básicas están cubiertas sino que, además, podemos planificar proyectos a corto y mediano plazo, solicitar créditos e incluso ahorrar.

Sin embargo, ninguno de nosotros está exento de perderlo con o sin previo aviso. Bien sea por recorte de personal o porque ya no existe la necesidad de nuestra labor en el organigrama de la empresa, este tipo de situaciones pueden desatar una crisis importante sobre todo si no hay ahorros suficientes o si una sola persona es la encargada de la manutención de todo el hogar.

Para amortiguar esta crisis y poder tener un poco de tranquilidad mientras se encuentra un nuevo trabajo, existen alternativas como el Mecanismo de Protección al Cesante o Seguro de Desempleo.

¿En qué consiste?

Es un beneficio que las personas desempleadas o trabajadores cesantes pueden recibir durante 6 meses. Las ayudas incluyen:

Aportes a salud y pensión, ambos sobre 1 salario mínimo legal vigente (SMMLV)

● Bono de alimentación equivalente a 1.5 SMMLV dividido en seis 6 meses.

Capacitación laboral a través de una agencia de empleo.

● Cuota monetaria (si el trabajador ya la recibía antes de quedar desempleado).

Incentivo adicional por el ahorro de cesantías.

En 2016, cerca de 82 mil personas cumplieron con todos los requisitos para obtener el seguro. Se proyecta que para 2017, se inscriban alrededor de 130.000 desempleados.

Requisitos

Para poder acceder a este seguro, es indispensable cumplir con los requisitos que establece la Ley 1636 de 2013:

● Estar desempleado (sin ingresos mensuales)

● Haber realizado aportes a cualquier Caja de Compensación Familiar durante 12 o 24 meses en los últimos 3 años. Los trabajadores dependientes deben haber aportado por lo menos durante 12 meses continuos o discontinuos. Por su parte, los independientes deben haberlo hecho por al menos 24 meses.

● Estar inscrito en una agencia de empleo o emprendimiento y tener disposición para buscar una ocupación.

● Realizar los programas de capacitación establecidos por la agencia de empleo o emprendimiento.

● No estar afiliado a una EPS o a una Caja de Compensación como cotizante.

Paso a paso

Si crees que reúnes los requisitos, el proceso para iniciar la solicitud es el siguiente:

1. Solicita un documento que certifique que perdiste el empleo e inscríbete en el Servicio Público de Empleo.

2. Dirígete con tus documentos a una de las 10 sedes de la Agencia de Empleo y Emprendimiento de Compensar, o a la Caja de Compensación Familiar de tu elección, y diligencia el Formulario Único de Postulación al Mecanismo de Protección al Cesante.

3. En 10 días hábiles se te notificará si cumples o no con los requisitos para acceder al seguro. En caso de obtener una respuesta positiva, el programa de beneficios iniciará 1 mes después.

Aunque en estos momentos no tengas necesidad de usar el subsidio, es importante que tengas esta información presente en caso de que más adelante tú o algún ser querido puedan llegar a necesitarla.

No dejes que tu futuro y el de tu familia dependa de terceros, desde ya puedes tomar acciones para garantizar un futuro más estable.

¡Recuerda que la clave de la estabilidad es prever y planear!