El tema de la felicidad es cada vez más relevante en los ámbitos empresariales, y no es para menos, por los beneficios que reporta para cualquier organización. La felicidad como un concepto universal se asocia a llevarse bien consigo mismo y con el entorno; de allí que se hace indispensable pensar en el lugar donde las personas están la mayor parte del tiempo: en su trabajo. Por esto, preguntas como, ¿Qué tan felices son mis trabajadores? ¿Cómo es el ambiente laboral? ¿qué puede hacer mi empresa para generar más bienestar?, están a la orden del día.

Solo por mencionar algunas cifras del mundo procedentes de la firma Gallup, un empleado feliz es 31% más productivo, 3 veces más creativo y aporta al margen de utilidad, que se incrementa hasta en un 19.2%, con lo que podríamos concluir que el factor de felicidad se convierte incluso en un indicador de fidelización de los colaboradores.

En este sentido, Compensar, una de las cajas de compensación familiar más jóvenes y dinámicas del país, trabaja desde hace 40 años de la mano de las empresas, contribuyendo a la felicidad de los trabajadores y sus familias, con un nutrido portafolio de servicios que abarca un sinnúmero de posibilidades de bienestar para todas las personas a lo largo de su ciclo de vida.

Desde una perspectiva más empresarial, los colaboradores de las entidades afiliadas pueden acceder a diferentes actividades que ayudan a fortalecer variados aspectos relacionados con la felicidad; como la resiliencia, la autonomía, la interacción con otras personas y la autosuperación. Esto es posible gracias a la convicción de aportar instantes significativos de bienestar a través de programas que invitan a la contemplación de la naturaleza, salidas tipo aventura, eventos culturales y ocio constructivo, entre otros.

En 2017 Compensar realizó más de 1.800 eventos recreativos empresariales para cerca de 500 empresas con la participación de 330.000 asistentes; lo que evidencia el interés genuino de los empresarios colombianos por aportar al bienestar y la felicidad de sus trabajadores. Una felicidad que se contagia, que hace ver el entorno de una manera más positiva y permite visualizar el futuro con fe y esperanza, gracias a un presente con bienestar.

De esta manera, Compensar, le sigue apostando al que ha sido siempre su propósito superior de trabajar apasionadamente por la transformación de la comunidad, mediante un trabajo articulado con las empresas, que ven en la caja un aliado del bienestar y de la calidad de vida, y que no por coincidencia se refleja en el tono de su marca: el naranja. Por eso en esencia compensar tiene el color de la felicidad.