¿Qué es el autocuidado?

mujer mirándose al espejo mientras sonríe

El autocuidado no solo se relaciona con la parte física también involucra la intelectual, social, emocional, espiritual y lo mental. El Dr. Ricardo Pérez, especialista en terapias alternativas, biodescodificación y medicina funcional, nos explica cómo practicar el autocuidado y cuáles son sus tipos.

El autocuidado es una actitud que se desarrolla desde la infancia cuando los papás les enseñan a sus hijos a realizar acciones básicas como cepillarse los dientes, comer bien, entre otros. No obstante, “esto sólo aborda el cuidado físico, desconociendo que también debemos cultivar el autoconocimiento para priorizar lo mental, espiritual, emocional, intelectual y social”, señala el Dr. Ricardo Pérez. 

Tipos de autocuidado

–       Autocuidado físico

Se basa en realizar actividades de cuidado corporal como alimentación saludable, actividad física y sueño reparador. Además de esto, se debe cumplir con los chequeos médicos anuales, independientemente de presentar o no sintomatología, porque como señala el Dr. Ricardo “ existen personas que están enfermas, pero son asintomáticas”

–       Autocuidado emocional

Consiste en conectarse con aquellas emociones que experimenta cualquier ser humano como tristeza, ira,  frustración, entre otras, las cuales muchas veces se rechazan, desconociendo que si se reprimen se afecta la salud. Por eso, no hay que clasificar las emociones en buenas o malas sino reconocerlas, experimentarlas, vivirlas y aprender de ellas.

–       Autocuidado intelectual

La información es clave para el autocuidado intelectual, por eso es importante evaluar lo que se escucha, lee y ve. Lo recomendable es optar por lecturas o series que estimulen el pensamiento crítico y la creatividad,  evitando las que están cargadas de negatividad.

–       Autocuidado espiritual

Se basa en cuidar la conexión que se tiene con el ser superior, independientemente de la religión que se profese. Por lo tanto, está relacionado con el propósito de vida para sentirse en paz y tranquilo.

–       Autocuidado social

El ser humano es un ser social, por eso hay que mantenerse en contacto con familiares y  amigos, además procurar que estas relaciones sean armoniosas. También se debe tener en cuenta la parte financiera porque cuando se aprende a manejar adecuadamente los ingresos, parte de estos se pueden invertir en recreación.

Pensamientos negativos y su relación con el cuidado personal

De acuerdo con el Dr. Ricardo Pérez (@mdricardoperez) “muchas veces las personas se conectan más con los pensamientos negativos, afectando sus emociones y comunicación porque se crea una realidad basada en estos. Por eso hay que aprender a observarlos y decidir con qué tipo de pensamientos quieres conectar para que el lenguaje y sentimientos no generen conductas negativas”.

En ese sentido, no es malo tener pensamientos negativos porque todas las personas lo tienen, es aprender a observarlos, detectarlos y dejarlos pasar para enfocarse en lo positivo.

¿Cómo practicar el autocuidado?

●     Físico

  1. Practica actividad física que involucre mente y cuerpo como el yoga.
  2. No te excedas en el entrenamiento.
  3. Regula las horas de trabajo y no te sobrecargues.
  4. Descansa bien.
  5. Aliméntate saludablemente.

●     Emocional

  1. Conecta con las emociones sin rechazarlas.
  2. Reflexiona sobre tu situación emocional y reconoce lo que no está funcionando. Si necesitas apoyo, consulta a un especialista.
  3. Habla con un amigo o  familiar para expresar tus emociones.
  4. Practica meditación y hobbies que te saquen de la rutina.
  5. Permitirte llorar, esto no es sinónimo de debilidad sino una forma de  liberar emociones negativas.

También te puede interesar: Podcast:  ¿Cómo practicar mindfulness para principiantes?

●     Intelectual

  1. Busca información que aporte a tu vida.
  2. Realiza actividades como pintar, dibujar, aprender a tocar un nuevo instrumento, las cuales desarrollan el hemisferio derecho, logrando que se estimule la creatividad.

●     Espiritual

  1. Busca una práctica religiosa o espiritual que te aporte paz y tranquilidad.
  2. Realiza labores sociales que ayuden a otras personas.
  3. Pasa tiempo con la naturaleza.
  4. Diariamente haz una lista de agradecimiento.
  5. Realiza afirmaciones que tengan sentido para tu propósito de vida.

●     Social

  1. Cuenta con una red de apoyo: amigos, familiares o compañeros de trabajo.
  2. Comparte  con un grupo de personas que tengan intereses afines a los tuyos.
  3. Inscríbete en cursos para aprender algo nuevo y conocer gente nueva.
  4. Mantén una actitud menos hostil con las personas para que al socializar con ellas se genere una relación armoniosa donde descubran intereses en común.

Realizar cualquier actividad mencionada anteriormente garantiza tu bienestar integral, así que no esperes más para velar por tu cuidado personal

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Suscribirse a la revista compensar

Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo