El cartílago es un tejido que nos permite movernos y amortiguar las sobrecargas. Cuando éste se deteriora, aparecen dolores e inflamaciones que si no son tratadas a tiempo pueden conllevar a una artrosis. Conoce cómo mantener tus cartílagos sanos. 

Sufrir una fractura de cartílago es algo que no solo les ocurre a los deportistas de alto rendimiento, como al jugador de la Selección Colombia, Juan Guillermo Cuadrado, sino que cualquier persona está propensa a desarrollar un desgaste de cartílago. 

El cartílago es avascular, porque carece de vasos sanguíneos. Éste se encarga de soportar el rozamiento, permitiendo que los huesos se deslicen y giren sin desgastarse. Existen tres tipos de cartílagos: 

  • Cartílago articular: recubre las articulaciones móviles y se encuentra en las fosas nasales, orejas, zonas de la laringe, anillos de la tráquea y bronquios.  
  • Cartílago elástico: es más flexible y se encuentra en las orejas, conducto auditivo externo, entre otros. 
  • Cartílago fibroso:  cuenta con la capacidad de soportar fuertes tensiones, se encuentra en vertebras, rodilla, mandíbula y muñeca. 

¿Por qué es importante cuidar los cartílagos? 

Según el médico Carlos Darío Ochoa, especializado en reumatología, medicina interna, y miembro de la Sociedad Colombiana de Reumatología, “cuando el cartílago se desgasta, los huesos comienzan a juntarse y rosarse, generando una inflamación y dolor que va deteriorando la calidad de vida de las personas”. 

Existen diferentes causas por las cuales se presenta deterioro en los cartílagos.  Esto puede originarse por una predisposición genética, uso excesivo de las articulaciones y sobrepreso. 

¿Cómo cuidar los cartílagos? 

El reumatólogo Carlos Darío Ochoa te recomienda seguir los siguientes consejos: 

  • Realiza ejercicios de fortalecimiento para mantener tus músculos fuertes, así evitarás lesiones y permitirás que los cartílagos soporten actividades de alto impacto. 
  • Consume proteína como salmón, pescado o huevo. Estos alimentos aportan un alto número de aminoácidos. 
  • Practica actividad física, pero sin afectar tu salud. La sobredosis de ejercicio puede ocasionar problemas circulatorios y cardiacos. 
  • Cuida tu peso para prevenir una sobrecarga que ocasione daños en el cartílago. 
  • Incluye en tu dieta antioxidantes como arándanos, aguacate, salmón o brócoli. 
  • Aumenta el consumo de vitamina C, al hacerlo se mejora la calidad de los cartílagos. 

Te puede interesar: Recomendaciones para correr la Media Maratón de Bogotá


Cuida tus cartílagos porque son estructuras de soporte y protección para tus articulaciones. Recuerda que si presentas dolor, inflamación o aumento de volumen debes consultar a tu médico de cabecera para seguir el tratamiento adecuado.