Mujer cuidando su huerta casera

Cultivar nuestros propios alimentos es sinónimo de bienestar y salud sobre todo cuando lo haces respetando a la naturaleza. Lucía Solís, sabedora ancestral, experta en herbología y emprendedora, junto a Ana María Bernal, ingeniera ambiental y docente de la Escuela de Capacitación de Compensar, te cuentan los beneficios de tener una huerta casera.

La sabedora ancestral Lucía Solís, es la sexta de la generación de su familia que recibió el legado ancestral de las plantas medicinales;  como ella afirma: “fue su tía quien, desde los 7 años y hasta los 17, le enseñó las propiedades medicinales de las plantas pero estas bondades de la naturaleza solo se le enseñan a seres humanos llenos de bondad y espiritualidad pues existen plantas muy sensibles que si son cogidas por personas con energía negativa se pueden secar ”.

Por esta razón, el primer consejo que da Lucía para hacer cultivos en casa es “entender que debe existir armonía entre el ser humano y  la naturaleza. De esta manera, podemos hacer uso de la herbología, la ciencia que para mí, Dios nos proporcionó para gozar de buena salud, sana diversión y alimentación.”

Y es que cada planta cuenta con tantas propiedades que como señala Germán Zuluaga, médico cirujano de la Universidad del Rosario, Phd en epidemiología y director del Centro de Estudios Médicos Interculturales, en su libro El nuevo libro de las plantas para el cuidado de la salud, “estas han demostrado su eficacia en pediatría, en el cuidado del embarazo y del recién nacido, en el manejo de infecciones agudas, respiratorias y digestivas, en la salud de la mujer y en los problemas naturales de la ancianidad”.

Por ello, Lucía Solís no duda en asegurar que “las plantas nos brindan seguridad alimentaria y estabilidad. Debemos cuidarlas porque la naturaleza puede vivir sin nosotros, pero nosotros sin ella no”.

¿Cómo cuidar las plantas?

Cuando un ser vivo llega a tu casa es parte de tu familia, “por eso a las plantas y hierbas aromáticas debes hablarles cada mañana, decirles: ¿cómo amaneciste? ¡Estás muy bella! Pero si amanece triste acariciarla suavemente y decirle: ¡Lucha por tu vida, ponte bonita! Es como tener una amiga, ella no te va a responder con palabras pero sí con todos los beneficios que proporciona. Por ejemplo, el aroma de la albahaca nos relaja y ameniza el ambiente”, explica Lucía Solis, miembro de la mesa de Destila Patrimonio.

Asimismo añade que “es importante no tocarlas de noche, pues al igual que nosotros, se encuentran descansando. Esto solo se realiza si tenemos una urgencia. Así que lo recomendable es acariciarlas al amanecer y cuando se esconde el sol”.

Paso a paso para hacer una huerta en casa

De acuerdo con Ana María Bernal, docente de la Escuela de Capacitación de Compensar, la huerta casera se construye según el espacio que tengas, ya sea un balcón o una terraza. No obstante, lo más común es hacer una huerta en cajones.

  • Primer paso: contar con un cajón amplio para que las semillas puedan germinar.
  • Segundo paso: la base del cajón debe contar con unos orificios para que no se repose el agua.
  • Tercer paso: agregar una malla delgada para que la tierra no se filtre por esos orificios.
  • Cuarto paso: realiza una división de cuatro a seis cajones internos.
  • Quinto paso: pon la tierra a una distancia de 5 a 10 cm de la altura del cajón.
  • Sexto paso: haz con tu dedo índice un orificio no mayor a 3 cm de profundidad. Pon la semilla y cúbrela con una capa de tierra delgada no mayor a un milímetro. 
  • Séptimo paso: calcula la distancia de la siembra. Esto depende del alimento que vayas a sembrar. Por ejemplo, si es cilantro se deja una distancia de 1 cm, mientras que si es una lechuga es de 30 cm.
  • Octavo paso: en el borde de la huerta puedes sembrar romero o lavanda para hacer un control interno de las plagas.
  • Noveno paso: apenas se siembran las semillas es recomendable agregar un fertilizante por 2 meses cada 20 días.

De igual forma, Ana María recomienda estar muy pendiente de la huerta para verificar que cuenta con la suficiente agua; puedes regarla todos los días, pero de manera prudente ya que si se hace de manera abundante se puede pudrir y perder todos los nutrientes.

“También es importante investigar cuáles son los cuidados que necesita cada planta pues hay algunas que necesitan más radiación que otras. De igual forma, cuando vemos que la planta ha germinado es aconsejable eliminar las plantas muertas, pues muchas crecen pero no se siguen desarrollando. Y por último, plantar nuestros propios alimentos nos ayuda a promover una alimentación saludable y a involucrar a todos los miembros de nuestra familia”.

Y es que como afirma Lucía Solis, emprendedora de Semillas de Vida, empresa que a través de productos 100 % naturales brinda beneficios a la salud y rescata la cultura de la Región Pacífica, “cuando se involucran a los niños en la siembra de una huerta los están llenando de hermandad y responsabilidad porque de ellos depende que esta planta crezca o no”.

Por último, Solís nos proporciona los beneficios que nos brindan algunas hierbas aromáticas medicinales:

  • Albahaca: tiene un aroma muy agradable que hace que nos relajemos, también sirve como desparasitante y dependiendo del tipo de albahaca que siembres puedes obtener otros beneficios. Por ejemplo,  la albahaca negra es rica en antioxidantes. 
  • Limoncillo: es una planta aromática, sirve para desinflamar y relajarse.
  • Tomillo:  diurético y desinflamante.
  • Romero: protectora y salvaguarda.
  • Oregano: sirve para adobar alimentos y es desinflamante.

Tener una huerta casera es cuidar el medio ambiente, contribuir a una seguridad alimentaria, así como reivindicar el papel que juegan las sabedoras ancestrales como Lucía Solís y los campesinos, quienes sin esperar nada a cambio, transfieren un conocimiento que ha pasado de generación en generación para beneficiar a la sociedad.

Así que anímate a hacer una huerta casera, inscríbete a los cursos de
Compensar
y comienza a conectarte con la naturaleza y respetarla cultivando los alimentos que ella nos brinda.

Recuerda que si quieres contactar a Lucía Solís, quien dicta talleres y conferencias sobre herbología puedes escribirle a [email protected]