Los productos para la piel, al igual que los medicamentos, también deben ser recetados y recomendados, en su mayoría, por profesionales de la salud. Por eso, al momento de comprarlos, es importante conocer cómo leer sus etiquetas para evitar complicaciones.

Es común que al comprar productos dermatológicos no nos fijemos en sus ingredientes sino en el efecto que estos generarán en nuestra piel, por ello, las personas tienden a adquirir cremas que les ayudan a lucir mejor, desconociendo si estas son las adecuadas para su tipo de piel.

De acuerdo con la dermatóloga Claudia Carvajal Montoya, miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica y cofundadora de CLINIDERMA, “como existen diferentes tipos de piel, los laboratorios dermatológicos invierten en la investigación de cada producto que sacan al mercado para conocer su seguridad, dosis y horario de aplicación. Estas precisiones usualmente están especificadas en las etiquetas o al menos, se mencionan los cuidados más importantes”.

Por eso, es importante conocer los ingredientes del producto que te vas a aplicar. A continuación, la dermatóloga Diana Méndez, miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica nos explica cómo leer las etiquetas de los productos para la piel.

  • Asegúrese de comprar productos fabricados por laboratorios dermatológicos. Esto indica que lo que hay en la etiqueta es confiable.  
  • Mira los ingredientes para saber qué es lo que te vas a aplicar y asimismo reconocer si alguno de estos puede generar alteraciones en la piel.  Recuerda que el componente que aparece de primero es el que contiene mayor porcentaje.
  • Conoce la fecha de vencimiento. Generalmente en estos productos aparece un dibujo con un número y letra (12 M), esto quiere decir cuánto te va a durar el producto después de haberlo abierto.  
  • Lee el modo de empleo porque esto indica lo que debes tener en cuenta a la hora de aplicarte el producto, además, también especifica las contraindicaciones. En dado caso que el producto señale que este se debe aplicar siguiendo las indicaciones médicas, debes hacerle caso a la fórmula proporcionada por el especialista.
  • Comprenda los términos que le ayudan a identificar si este producto le sirve a tu piel. Por ejemplo, si dice no comedogénico significa que este cuenta con una textura que evita que aparezcan puntos negros o se genere más grasa. Si dice sin conservantes se refiere a que el producto contiene ingredientes que impiden el crecimiento de microorganismos.

¿Qué significa dermatológicamente comprobado?

“Para conocer los posibles efectos secundarios o reacciones adversas que puedan presentarse con el uso del medicamento o producto, se generan unos estudios que pueden reformularse hasta conseguir el efecto deseado, esto hace que los laboratorios acudan a las diferentes asociaciones de dermatología para que den su visto bueno”, señala la dermatóloga Claudia Carvajal Montoya, miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica.

Por lo tanto, esta frase respalda lo que ofrece el producto dermatológico. Sin embargo, la dermatóloga Diana Méndez señala que “esto significa que al fabricar el producto, escogieron una cantidad de pacientes o voluntarios para validar su seguridad. Sin embargo, no cuenta con estudios clínicos que comprueben su efectividad y la tolerancia. Por ello, hay que tener cuidado con esta frase”.

Lo recomendable es que si presentas alguna alteración de la piel, pelo o uñas consultes con un dermatólogo, ya que  en el mercado se encuentran productos (cremas para tratar el acné, manchas entre otros) que contienen medicamentos, los cuales solo pueden ser aplicados si son formulados por especialistas, así podrás invertir en productos dermatológicos y tener la seguridad que estos realmente te servirán y no producirán daños en tu piel.