El hogar es uno de los lugares donde, con más frecuencia, se generan accidentes que perjudican particularmente a las personas mayores. Es por esto que te contamos la importancia de tener entornos que brinden seguridad para toda la familia.

El espacio físico del hogar es el principal factor que ayuda a generar seguridad para cualquier persona y en el caso de los adultos mayores, es importante adecuar entornos como la sala, la cocina, las habitaciones y los baños para que cumplan con las características necesarias que garanticen una zona de confort, ya que en esta etapa de la vida el cuerpo pierde fuerza muscular.

Es así que, de acuerdo con Liliana Patricia Buitrago, administradora del Programa Persona Mayor de Compensar, las situaciones que representan un riesgo más latente con los mayores son las caídas, las intoxicaciones y las quemaduras, o accidentes con elementos que se encuentran en las viviendas.

Así mismo, afirma que los lugares más frecuentes para este tipo de accidentes son los baños, debido a los pisos lisos y humedad; y las cocinas, porque la persona mayor generalmente está interesada en seguir preparando sus propios alimentos, pero debido a la falta de agarre o a la pérdida de la fuerza muscular, se puede generar una caída o correr el riesgo de sufrir una quemadura con algún líquido caliente.

¿Pero, cómo hacer frente a este tipo de riesgos?

1. Lo más importante es que el adulto mayor se encuentre gran parte del tiempo en compañía de alguien más que pueda atender todas sus necesidades y pueda reaccionar oportunamente en caso de alguna emergencia, según Diana Marcela Rodríguez, fisioterapeuta de Compensar.

2. Es recomendable hacer una distribución óptima de todos los muebles y objetos de la casa con el fin de que nada represente un riesgo para la persona. Por ejemplo, no se deben dejas las materas grandes en los pasillos y los espacios deben ser amplios entre cada mueble para que se pueda caminar tranquilamente.

3. El adulto mayor debe usar zapatos cómodos, con suela antideslizante de goma, de tacón bajo. Si la persona tiene problemas de movilidad, es de gran ayuda el uso de un bastón o andador además de adecuar el hogar para que existan elementos de los cuales se pueda agarrar fácilmente y sirvan para espacios cortos en donde un caminador no puede tener espacio.

4. Los elementos que sean de uso recurrente deben encontrarse al alcance de ellos con el fin de que eviten subirse a sillas o agacharse para poder alcanzarlos. Una buena idea es instalar los interruptores de luz en la cabecera de la cama y así evitar caminar en la oscuridad.

5. Es importante que la persona mayor no se desplace ni realice ningún movimiento cuando se sienta mareada o sienta debilidad, por esto es tan relevante que cuente con compañía constantemente.

6. Hacer adecuaciones en el hogar como por ejemplo, evitar los pisos resbaladizos, demasiado encerados o pulidos. Ubicar debajo de las alfombras una base antideslizante y procurar que los bordes de los tapetes no queden levantados. En el cuarto de baño colocar agarraderas que ayuden a sostener a la persona en el inodoro o al interior de la ducha.

7. Por último, es importante tener muy buena iluminación, sobre todo en las habitaciones, pasillos y escaleras, con esto se evitan accidentes que pueden ser causados por la mala visibilidad que se tiene de los espacios u objetos del ambiente.

Finalmente, es muy valioso que los adultos mayores continúen sintiéndose activos tanto física como mentalmente. Es por esto que los planes integrales que brinda Compensar pueden resultar una valiosa herramienta para crear entornos plenos de bienestar.