Los seres humanos buscamos vivir una vida llena de bienestar, queremos sentirnos satisfechos y tranquilos con lo que hacemos. Pero ¿cómo lograrlo con un ritmo de vida tan agitado?  La terapeuta Paola Celis te explica cómo introducir pequeños cambios en tu día a día para tener un 2020 lleno de bienestar. 

La Real Academia Española (RAE) define bienestar como el conjunto de cosas para vivir bien. Desde la perspectiva de Paola Celis, “bienestar es la ausencia de temas pendientes en tu vida, puede ser un asunto laboral, de pareja o de salud que te limitan a vivir pleno y en paz”. 

Alcanzar este estado de plenitud requiere de mucha determinación porque es normal sentir angustia, miedo o tristeza cuando algunos aspectos de nuestra vida no se encuentran bien. La buena noticia es que nosotros mismos podemos transformar estas situaciones y convertirlas en oportunidades para vivir mejor. 

¿Cómo vivir lleno de bienestar?

*Autoconocimiento reflexivo:  la experta Paola Celis explica que debemos hacernos preguntas que mejoren nuestra vida. Por ejemplo, si algo anda mal en el trabajo o con tu pareja pregúntate a ti mismo: ¿qué te hace falta para ser feliz? o ¿qué te impide estar bien? Esto te ayuda a identificar cuáles son los factores que no te permiten estar tranquilo. 

Por otra parte, el autoconocimiento permite que gestionemos mejor nuestras emociones y sepamos qué tenemos que mejorar para transformarnos personalmente. De esta manera, comienzas a ser honesto contigo mismo y a reconocer las limitaciones que te impiden vivir como tú lo deseas. 

Por esta razón, Paola Celis enfatiza en la importancia de identificar nuestras creencias limitantes. “Estas son producidas por convicciones familiares, por ejemplo, si creciste con la frase: ‘de eso tan bueno no dan tanto’ puedes seguir creyendo que no te puedan pasar cosas maravillosas. De igual forma, también existe el inconsciente colectivo, ese que se instala en la mente de muchas personas, como dar por hecho que la situación de Colombia es difícil, y a raíz de esto, pensar que no podrás salir adelante”. 

Dejar estas convicciones no es fácil, pero sí es posible. Un ejercicio que recomienda la experta es cuestionarse: ¿qué porcentaje de verdad tiene esa creencia limitante? Por ejemplo: “no soy bueno haciendo ejercicio” ¿En verdad no eres bueno? Haz una lista de tus cualidades: soy perseverante, soy bueno bailando, tengo una actitud positiva frente a la vida y luego vuélvete a hacer esa pregunta, descubrirás que el porcentaje de verdad es mínimo y que puedes alcanzar todo lo que te propones. 

*Háblate a ti mismo como quisieras que te hablarán.  Sin darnos cuenta con la persona que más dialogamos durante el día es con nosotros mismos. Por eso, aprende a tratarte bien y cultivar pensamientos positivos, pues como señala Celis,     “las emociones están direccionadas por los pensamientos. Si piensas positivo sentirás emociones positivas”. Un libro recomendado para comprender más este tema es: El poder del pensamiento positivo de Norman Vicent Peale. 

*Rodéate de gente que te ayude a ser feliz y mejor:  está comprobado que la felicidad se contagia. Si te ha pasado que tienes un amigo o conocido que siempre se está quejando, probablemente estés al lado de una persona tóxica. Por eso, es momento de crear un entorno social conformado por familiares y amigos positivos. 

*Haz acciones pequeñas que te permitan estar tranquilo.  Está claro que no podemos generar un cambio de un día para otro, por eso hay que dar paso por paso. Por ejemplo, si quieres empezar a ejercitarte puedes optar por caminar después de almorzar o si te cuesta mucho arriesgarte a emprender un nuevo proyecto, empieza a realizar pequeñas acciones como ir al restaurante de siempre, pero pedir algo diferente. 

“Estos pequeños actos flexibilizan tu mente y abrirán una energía de cambio, porque para tener una vida llena de bienestar no tienes que cambiar de trabajo sino tener una actitud de apertura para empezar hacer pequeñas cosas que produzcan grandes cambios”. 

No esperes más para empezar a hacerlos, llevar una vida placentera depende de ti, por eso, comienza a hacer ejercicio, comer alimentos que beneficien tu cuerpo, leer un libro que abra tu mente, incluir en tu presupuesto viajes, salidas a cine, entre otras actividades que llenen tu vida de bienestar.