beneficiaria de proyectos sociales de Compensar

Compensar buscando extender su impacto positivo al territorio rural  viene desarrollando proyectos sociales dirigidos a municipios de Cundinamarca  como Yacopí, Caparrapí, La Palma, La Peña,  Guaduas y Villeta, contribuyendo así a la paz y el desarrollo rural de estas poblaciones.  Conoce cómo Compensar aporta a la reconstrucción del tejido social del campo cundinamarqués.

Yacopí, Caparrapí, La Palma, Guaduas y Villeta son municipios de Cundinamarca afectados por el conflicto armado. De hecho, según el Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario: Panorama actual de Cundinamarca, “la expansión de diferentes grupos armados en este territorio del país elevó en la década de los 90 el índice de homicidio en zonas afectadas por el conflicto armado, donde las estructuras armadas al margen de la ley se disputaban el control de territorios que les representaban ventajas importantes a la luz de sus intereses haciendo que la violencia perdurará por varios años”.

No obstante, diferentes  factores como el Acuerdo de Paz propiciaron diferentes acciones en pro de generar una paz estable y duradera en Cundinamarca, generando el desarrollo rural, así como reconstrucción del tejido social. Asimismo, cabe resaltar que su desarrollo es la clave para generar nuevas oprtunidades economicas  y protección social. Por esta razón, Compensar, caja de compensación que lleva más de 40 años enfocando el bienestar integral de Bogotá y los municipios de la Sabana encontró la oportunidad de ampliar su quehacer en esta  región con alto nivel de vulnerabilidad.

Y es que como precisa Claudia Patricia Romero, especialista en Ruralidad Proyectos Sociales “con nuestra estrategia de Bienestar Rural buscamos contribuir al bienestar integral del campo colombiano a través de procesos de sostenibilidad social, que nos conviertan así en referentes a nivel nacional y regional, sobre todo, si se tiene en cuenta que más de la tercera parte del territorio nacional es rural y más de la mitad de la población nacional también lo es, siendo esta la más impactada por el conflicto armado”.

Frente a esto, Compensar ha generado una apuesta integral en educación, en fortalecimiento de emprendimientos con un enfoque inclusivo y se está trabajando en acciones que propicien un hábitat saludable para la comunidad de los municipios focalizados.

No obstante, el relacionamiento inicial presentó grandes desafíos, como explica Claudia Romero, “si consideramos que nuestra trayectoria  ha estado más centrada en Bogotá y la Sabana, ampliar nuestro quehacer regional ha tenido retos para dar a conocer quiénes somos y qué hacemos. Por ello, creamos una apuesta de relacionamiento respetuosa; conocimos primero las dinámicas territoriales y un proceso de inmersión”. Nos acercamos a actores sociales que tienen una trayectoria de trabajo en la zona y articulamos procesos; realizamos un trabajo de indagación directa, que nos ha permitido reconocer las realidades y necesidades de las poblaciones y construimos un proceso colectivo de participación en la definición de las respuestas. De esta manera, tenemos una relación de confianza en los territorios, que por supuesto nos compromete aún más”.

También te puede interesar: Compensar se suma al desarrollo rural sostenible en el noroccidente de Cundinamarca

¿Qué beneficios ha generado el Programa Integral en Territorio Rural en el  en el noroccidente de Cundinamarca?

De acuerdo con Claudia Romero, “gracias a que hemos trabajado en alianza con actores institucionales públicos y privados, así como, sumado esfuerzos en iniciativas de bienestar integral para la población de los municipios priorizados, los beneficiarios de nuestros programas han sido sujetos activos de participación en apuestas de educación rural para niños, niñas y adolescentes, así como, cualificación de liderazgos sociales. De igual forma, hemos potencializado los procesos de asociatividad en las economías agrícolas, dinamizado acciones de educación en salud en personas mayores, cualificado la labor de las madres comunitarias como educadoras y lideresas de la primera infancia y las familias, y contribuido a la compra directa a los pequeños productores agrícolas que se impactan por la intermediación”.

Sin duda, y como la experta afirma, es una apuesta colectiva de bienestar integral con enfoque familiar y territorial.  Precisamente para seguir avanzando en este propósito “Compensar planea lograr la sostenibilidad social y económica de estos programas sociales, así como ampliar el impacto social integral, cualificando los procesos vigentes y desarrollando nuevos, particularmente en estrategias de vivienda rural y promoción y prevención en salud  pública con todos los desafíos que ello tiene. De igual forma, consolidar la estrategia de bienestar integral en los municipios priorizados en sus tres componentes: fortalecimiento del tejido social, innovación e inclusión productiva y hábitat sostenible y saludable”.

De esta manera, Compensar sigue trabajando y aportando al bienestar integral de la región, ratificando su compromiso en pro del desarrollo rural del país para generar oportunidades que contribuyan a disminuir la brechas que históricamente se han presentado en estos territorios.