Entender cómo funciona el cerebro de tu hijo te ayudará a conocerlo mejor y también a ser más consciente de tus conductas, puesto que todo lo que le enseñes quedará grabado en su memoria. A continuación, te contamos algunos aspectos del aprendizaje de los niños.

El cerebro desarrolla completamente todas sus redes neuronales hasta los 25 años, razón por la cual, el de los niños, siempre está en proceso de desarrollo. Por ello, los padres deben guiar a sus hijos en la etapa de crecimiento y desarrollar habilidades para poder estimular su cerebro y que así pueda dar su máximo potencial.

Valeria Albornoz, psicóloga de la Universidad de la Sabana, especialista en educación y mentora de Wonder Youth, programa de orientación vocacional, explica que: “el aprendizaje es como un árbol y por ello se debe tener en cuenta toda su estructura y todas sus partes para llegar a una verdadera enseñanza. Piensa en que las raíces de ese árbol son la integración sensorial que tiene que alcanzar un niño antes de iniciar el aprendizaje, ya que si sus sentidos no están organizados será imposible su concentración”.

Por esto es fundamental que los padres entiendan que los sentidos se asocian con el comportamiento de sus hijos; por ello, una de las razones de un mal comportamiento puede deberse a que sus sentidos no están totalmente organizados o coordinados. Frente a esto es recomendable que los padres creen espacios especiales donde los niños puedan estudiar ya que con ambientes modulados podrán organizar mejor sus sentidos para una educación focalizada.

Valeria Albornoz continúa explicando que: “el tronco del árbol es la conciencia, la cual es la capacidad que tiene el ser humano de ignorar los estímulos que son irrelevantes para darle prioridad a los que sí lo son. Por ello, los profesores o las personas que están a cargo de niños deben ser lo suficientemente atractivas para que ellos mantengan su concentración o deben saber expresar los temas de forma que se involucren sus emociones y sus intereses”.

Otra parte fundamental del cerebro del niño es la memoria, la cual garantiza que la información que recibe pueda pasar a largo plazo y así recordarla y ejecutarla. Por eso, es tan importante que los niños aprendan o guarden sus conocimientos a largo plazo y no solo memoricen los conceptos. Para eso, Valeria Albornoz comenta: “la mejor manera de lograr un aprendizaje significativo es enseñándole a los niños por medio de dinámicas; por ejemplo, si un niño debe aprenderse los colores, no es aconsejable hacerlo por medio de una lista, en cambio se sugiere que se le muestren imágenes de objetos que tengan un color en específico para que así aprenda por asociación”.

Para terminar, Valeria dice que: “en el centro del árbol del aprendizaje se encuentra el corazón, este se encarga de la regulación emocional. Esta parte es importante ya que los padres deben garantizar la estabilidad emocional de sus hijos, para que ellos puedan estar tranquilos y puedan rendir con todas sus obligaciones”.

Y la mejor forma en la que un padre puede garantizar la estabilidad emocional de sus hijos es dándoles seguridad,  protección y una guía de cómo debería manejar sus emociones. “De aquí sale un término llamado metacognición, la cual es la capacidad de autorregular los procesos de aprendizaje y la mejor forma de hacerlo es por medio del efecto espejo, es decir, mediante el ejemplo” aclara Albornoz.

Para trabajar en los comportamientos de los niños es fundamental ayudarlos a conocer sus emociones. Por ello, Valeria Albornoz nos explica: “cuando un niño se pone triste, sus padres deben explicarle que la razón por la que llora es porque está triste, lo mismo sucede cuando se enfada, sus padres deben mostrarle que la razón por la que junta sus cejas es porque está enfadado. Después de enseñarles cuáles son sus emociones es indispensable validarlas y reflexionar con ellos la razón por la que se sienten de esa manera”.

También te puede interesar: Tareas del hogar para niños de acuerdo con su edad

Para lograr aprendizajes significativos te recomendamos enseñarles por medio del juego, de la asociación; permitirles experimentar situaciones por sí mismos. Lo más importante es integrar los saberes a su vida. Siempre llevar sus conocimientos a lo que viven diariamente, garantizando que se conecten con su aprendizaje y para que se dé naturalmente.

Ten presente que como padres deben entender que el aburrimiento de sus hijos es una oportunidad para que ellos aprendan algo nuevo. Por ello, es vital incentivar a los niños a crear sus propios juegos con materiales reciclados, a resolver problemas por sí mismos, a realizar experimentos y a explotar su creatividad.

Así, el aprendizaje de tu hijo no requerirá de grandes esfuerzos de memoria o técnicas extraordinarias,  sino de un entorno emocionalmente seguro en el que pueda fortalecer sus habilidades y destrezas y así hacer significativo lo todo que aprenda.

Tags: