Las enfermedades periodontales son lesiones que se presentan en los tejidos que rodean y sostienen los dientes; comprenden inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías. Conoce cómo esta patología puede afectar el funcionamiento sistémico de tu organismo.

La especialista en periodoncia de Compensar, Andrea Gómez, explica que las enfermedades periodontales son una de las más comunes a nivel mundial, van desde la gingivitis hasta la periodontitis. En Colombia, según el último estudio nacional de Salud ENSAB IV, más del 70% de la población presenta algún grado de enfermedad periodontal y es una de las principales causas de pérdida dentaria.

La gingivitis es la forma más leve de enfermedad periodontal, caracterizada por enrojecimiento, agrandamiento y sangrado de la encía, es causada por una mala higiene oral. La gingivitis es reversible, es decir, con limpieza profesional de los dientes y medidas de higiene oral caseras adecuadas los tejidos recobran su condición de salud. Si la gingivitis no es tratada, puede progresar a periodontitis, que es la pérdida de hueso de soporte de los dientes, generando movilidad y hasta
la pérdida de los dientes afectados.

La periodontitis es la forma más severa de enfermedad periodontal, es una enfermedad inflamatoria crónica, como las enfermedades sistémicas con las que se ha asociado: diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, entre otras.

Afecciones sistémicas vinculadas con la enfermedad periodontal

En los últimos años se ha investigado con gran interés esta asociación, atribuida a la inflamación sistémica, por lo que el tratamiento de la enfermedad periodontal puede contribuir al manejo de las demás condiciones inflamatorias crónicas.

Se ha demostrado que las personas con diabetes, especialmente las que tienen un control deficiente de ésta, presentan mayor prevalencia de periodontitis severa. Así mismo, la periodontitis severa en un paciente diabético hace más difícil llevar un control adecuado de los niveles de azúcar en sangre aumentando las complicaciones sistémicas.

Investigaciones recientes indican que la enfermedad periodontal incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular, o puede exacerbar patologías cardiacas existentes. El mecanismo por el cual se produce no es claro, sin embargo, se le atribuye a la inflamación sistémica que se genera, a la bacteriemia (tránsito de bacterias al torrente sanguíneo) y a la respuesta inmune (generada por las células de defensa del organismo).

Han sido mencionadas en la literatura científica otras asociaciones con menor fuerza como la osteoporosis, enfermedad respiratoria, cáncer y parto prematuro.

Esta nueva perspectiva del efecto de la enfermedad periodontal en la salud sistémica, debe hacer un llamado a la importancia del control efectivo de la placa o biofilm, por parte de paciente, a través de medidas locales como: un adecuado cepillado, uso de la seda dental y enjuague bucal, y el cumplimiento de las visitas periódicas con el odontólogo con el fin de prevenir y/o controlar el establecimiento de enfermedades orales que comprometan la salud sistémica.

Además, requiere del compromiso del profesional para desarrollar estrategias informativas y preventivas que permitan reconocer los pacientes en riesgo y adoptar medidas que logren mantener la salud oral y evitar complicaciones sistémicas.