El aislamiento social por el coronavirus puede generar ansiedad, miedo, incertidumbre y estrés. La psicóloga Johanna Díaz Prieto te da los mejores consejos para proteger tu salud mental en estos tiempos de confinamiento. 

Ninguna persona esperaba que este año tuviera que quedarse en casa para realizar las labores del día a día (trabajar, estudiar o entretenerse). Por ello, es normal que aumente la preocupación, ante la incertidumbre sobre esta pandemia afecta a todo el mundo.

De acuerdo con la psicóloga Johanna Díaz, esta situación genera estrés en el hogar porque “trabajar en casa no nos hace sentir igual de útiles que cuando lo hacemos desde nuestro lugar de trabajo. De igual forma, el no poder salir y cumplir con un horario laboral nos produce ansiedad puesto que, nos sentimos vigilados y supervisados”. 

A esto se suma que se pueden acentuar más los problemas que tengas con tus familiares, asimismo, el encierro puede generar dificultad en la convivencia. No obstante, lo importante es mantener la calma y comprender que esta situación nos invita a trabajar la paciencia y nuestra capacidad de resiliencia. 

Consejos psicológicos para afrontar el aislamiento social 

A continuación, la psicóloga Johanna Díaz recomienda seguir estos consejos para no entrar en pánico y disfrutar de esta época de crisis en casa. 

  • Reconoce la emoción y su función: este tipo de situaciones produce miedo o angustia. Es ahí cuando debes trabajar e implementar un plan de acción porque tu cerebro intentará mantener la tranquilidad produciendo acciones desesperadas como abastecerse sin control. Por eso, ten presente que lo importante es vivir esa emoción, pero también mentalizarte que todo va a estar bien.    
  • Limita el consumo de información. Es un hecho que hoy en día vivimos sobreinformados. Cada hora estamos pendientes del celular, la televisión y el computador. Por ello, debemos elegir un espacio diario para ver lo que está pasando, pero no caer en el error de ver constantemente noticias. 

De igual manera, infórmate a través de fuentes verídicas y no creas en cadenas de WhatsApp ni falsos correos electrónicos que pueden alterar tu seguridad. 

  • Centra la atención en el presente no en el futuro: es importante que cada uno sea consciente de lo que puede hacer y está a su alcance. Por ejemplo, el autocuidado depende de nosotros, es lo mejor que podemos implementar en este momento para contrarrestar los efectos del virus y cuidar a los demás. 
  • No dramatices: no hay que elaborar pensamientos negativos o exagerados. Es normal que nos preocupemos por lo que puede pasar en una o dos semanas, pero tampoco hay que sobredimensionar hechos que no están pasando. Así que, enfócate en el hoy. 
  • Planifica, pero no controles. Puedes desarrollar un plan de acción que te permita adaptarte a la situación, en cambio, el control te producirá angustia. 
  • Llévalo de la mejor manera. Sé consciente que esto pasará, ya vendrán tiempo mejores. Por eso, no te angusties, pues de nada servirá. 
  • Aprovecha el tiempo y ocúpate de tu bienestar: 
  • Cultiva tu conocimiento, leyendo un libro.
  • Fomenta el altruismo.
  • Dedica tiempo al autocuidado. 
  • Haz ejercicio y practica técnicas de relajación. Esto será de gran provecho y ayuda. 
  • Potencia la comunicación positiva con los seres queridos que están cerca y aquellos que están lejos. Por eso, no dudes en utilizar herramientas online para conectarte con los que más quieres. 
  • Explora tu creatividad, aprende algo nuevo, haz algo que te guste, así mantendrás tu mente activa y distraída. 
  • Toma terapia online: hoy tenemos una conexión a internet que nos permite contar con la mejor herramienta para sobrellevar esta crisis. Por eso, anímate a tomar terapia, esto te hará sentir más tranquilo y aplicar técnicas para ser resiliente.

Esta pandemia nos enseña que todos dependemos del otro, por eso, disfruta el estar en casa y cuídate, manteniendo buenas prácticas de higiene. De igual forma, toma este aislamiento social para reflexionar y comprobar que los seres humanos tenemos la capacidad de adaptarnos; reinventarnos y convertir un obstáculo en oportunidad. Que este sea un momento para cultivar tus relaciones, ser más empático y solidario con quien lo necesita.