Emprendedor pensado como reinvertir sus ingresos

Saber producir, invertir y administrar son las claves que llevarán a cualquier emprendedor a alcanzar el punto de equilibrio y sobrevivir a las crisis que se presenten. Conoce cómo aplicar la inteligencia financiera a tu negocio.

La inteligencia financiera es la capacidad de controlar las emociones para utilizar el dinero a favor de los objetivos de crecimiento que cada uno tenga.  A continuación te compartiremos algunos consejos para implementarla.

Según Samile Albarracín, entrenadora vocacional, financiera y de felicidad: “la mayoría de emprendedores colombianos no cuentan con inteligencia financiera, debido a que este es un tema que no se aprende en los colegios, ni en las universidades. Normalmente, las personas que se entrenan en inteligencia financiera son aquellas que han sufrido algún golpe económico y que tienen un nivel de endeudamiento muy alto o cuyos fondos están escaseando”.

Por esta razón, Samile Albarracín nos comparte algunos principios y herramientas que te ayudarán a desarrollar inteligencia  financiera:

No gastes más de lo que te ganas.

Un emprendimiento nunca debe arrancar con una deuda o, por lo menos, sin saber cómo se realizarán los pagos de esta y sin tener la garantía de la eficacia del negocio. Por ello, debes empezar tus empresas con lo que tienen.

Cuando tengas dinero de tu negocio no lo utilices para gastos personales, más bien reinviértelos en el crecimiento de tu negocio. Lo mejor que puedes hacer para que tu emprendimiento te dé muy buenos resultados es invertir las ganancias en marketing digital, en el pago de profesionales especializados, en agrandar el inventario, entre otros.

Cuenta con un plan financiero, el cual debe contemplar los ingresos, los egresos, las obligaciones y el valor real de tu negocio. 

No le dejes toda la carga de gastos y costos solo al emprendimiento. Para ello, se recomienda tener otras fuentes de ingreso económico antes de emprender, para que así puedas ocuparte tranquilamente del crecimiento de tu empresa.

Toma una decisión productiva primero, es decir, cuando el dinero esté en tus manos la primera decisión que debes tomar debe ser productiva. Por ejemplo, si tienes un dinero y debes decidir entre comprarte unos zapatos y comprar unas acciones, la decisión correcta es comprar acciones, ya que estas te llevarán a que después puedas comprarte los zapatos.

Usa la herramienta “irse de nombres de otros”, esta técnica es perfecta para que un emprendimiento no inicie con una deuda, ya que tiene que ver con integrar tu negocio al de tus abastecedores o al de otros empresarios. Por ejemplo, pide en alquiler algunos utensilios que necesitas para llevar a cabo tu negocio, así no tendrás que gastar mucho dinero en la compra de los mismos. 

Ten buenas relaciones y credibilidad con la gente. Por medio de un trabajo puntual, riguroso y una atención eficiente podrás crear un voz a voz positivo entorno a ti y a tu negocio. 

Empieza con pequeños pasos. No olvides que todo lo que funciona en pequeño también funciona en grande.

También te puede interesar: 5 claves para que su emprendimiento sea más que una buena idea

Por último, queremos recordarte que escuchar podcast, leer libros o pagar cursos son herramientas vitales de educación financiera que te pueden guiar en ese proceso de crear empresa. Ten siempre presente que la inteligencia financiera es muy importante para tu vida, por ello, no esperes a estar en un mal momento financiero para ponerla en práctica.