Definir el código de vestuario dentro de una organización permite tener claridad sobre el estilo que deben llevar los trabajadores y cómo puede aportar al mejoramiento de la productividad.

Las tendencias y los códigos de vestuario varían de acuerdo a la temporada y a los mismos cambios que se dan dentro de las compañías. Sin embargo, la forma de vestir tiene un gran impacto frente a cómo lo ven a usted y a su organización.

¿Formal o informal?

Paula Forero García, jefe de diseño de Lafayette UNI FOR ME, explica que dentro de la categoría empresarial hay varios tipos de vestuario. En este segmento los estilos formales y casuales son los más comunes, pero también se encuentras otras opciones de vestuario:

● Comerciales.

●Operativos.

● Para las Fuerzas Militares o de seguridad.

● Uniformes para el sector salud, hotelero o educativo.

Así mismo, la diseñadora de modas María Luisa Ortíz, añade el estilo clásico corporativo, corporativo semi-formal, corporativo casual y casual elegante a la lista.

Look clásico corporativo:

Se debe partir del código de la imagen empresarial para definir cómo vestir. Un ejemplo para este estilo puede ser: las mujeres deben emplear un sastre de falda o pantalón en color azul oscuro, gris grafito o beige. Para los hombres, el uso de camisas en colores suaves genera una imagen de confianza y tranquilidad.

Look corporativo semi-formal:

Las mujeres pueden combinar un “cardigan”, blusas y camisas a rayas, estampados sutiles y coloridos sin olvidar que la falda nunca debe subir más arriba de la rodilla.

Look casual relajado

Este estilo no representa el uso de sudaderas, jeans rotos y desteñidos, por el contrario, la diseñadora Ortiz recomienda usar jeans oscuros con blazer y una blusa que no se ajuste al cuerpo, acompañado de zapatos de tacón o planos de amarrar tipo oxford.

Aunque no lo creas, la forma de vestir impacta drásticamente el ambiente laboral de las organizaciones porque, de acuerdo a  Forero García, el 95% de los trabajadores son emocionales, es decir, cuando alguien se siente satisfecho con su vestuario se reflejan comportamientos de alegría, eficiencia y productividad.

Si se habla de las entidades que tienen dentro de su código de vestimenta el uso de uniformes es importante identificar si los trabajadores se encuentran satisfechos con el vestuario que llevan. En este punto, además de generar confort es importante proyectar la identidad de la empresa. Además, la utilidad para aquellas empresas que implementan uniformes optimiza el tiempo en la escogencia de las prendas de vestir.

1. Sentirse cómodo es la primera recomendación a la hora de vestir, ya sea llevando un uniforme o imprimiendo su propio estilo en las prendas que seleccione.

2. Las tendencias y la comodidad son aspectos que se deben combinar a la hora de llevar un look adecuado.

3. El clima es una guía que facilita la selección de las prendas que se van a lucir y definir los colores para llevar.

El código de vestuario

Para construir un código de vestuario la diseñadora María Luisa Ortiz argumenta que se debe tener en cuenta cuál es la personalidad de la marca de la empresa, sus valores, quiénes son los clientes que visitan la compañía y qué expectativas tienen de ella. Luego, se debe tener en cuenta el espacio de trabajo, bajo qué condiciones climáticas se labora y qué tareas se desempañan.

Así mismo, hay empresas que valoran la imagen colectiva que quieren proyectar hacia sus clientes y público en general, por eso, cuando la compañía brinda el vestuario, aumenta la productividad por que no hay lugar a comparaciones entre individuos y el vestuario que cada uno escoge. La comunicación colectiva es contundente para mantener el clima de trabajo neutro y agradable.

Siga estas recomendaciones sin olvidar que debe lucir de acuerdo al estilo que identifica a su compañía, de esta forma proyectará con éxito quién es usted y lo que representa.