CONEXIÓN DE PERSONAS CONCEPTO CON EL ESTILO DE CORTE DE PAPEL DE CABLE Y PERSONA EN EL FONDO

El futuro de las organizaciones está marcado por la redarquía, un modelo organizacional que va más allá de la jerarquía y que se basa en la participación, autenticidad y confianza. ¿Cómo implementarlo en tu empresa? Conócelo a continuación.

Empresas como Microsoft, Google, Amazon, Apple, entre otras,  han optado por implementar la redarquía, un modelo organizacional que permite crear una cultura innovadora y de crecimiento.

¿Qué es la redarquía, el futuro de las organizaciones?

Luz Dary Meneses, directora general de Sizigia Potencial Humano, expertos en talento humano explica que “más o menos en los sesenta empieza a surgir la privatización del software. Esto ocasiona que un grupo de programadores creen un modelo que busca generar soluciones en común que satisfagan a todos. No hay presión por el dinero, tiempo o mantener un empleo sino que es un modelo altruista”.

Esto significa que la redarquía es un nuevo modelo organizacional que, al estar diseñado en un mundo conectado, se fundamenta en el valor añadido de las personas, quienes les dan un sentido y propósito a lo que hacen.

Diferencias entre jerarquía y redarquía

Los dos tienen que ver con las líneas de mando y de comunicación, pero como señala Luz Dary “cuando hablamos de jerarquía nos referimos a un modelo piramidal en el que las estructuras y decisiones las toman quienes están en los niveles superiores, es decir quienes tienen el poder”.  En cambio, la redarquía “es una estructura basada en la comunicación horizontal, la cual está dada por afinidad con el otro, primando el liderazgo y no la autoridad”.

También te puede interesar: Abecé de la Ley de Emprendimiento

Ventajas de implementar la redarquía

  1. Gestión del conocimiento donde las estructuras organizacionales privilegian el saber.
  2. Todas las personas participan fomentando la innovación.
  3. Capacidad para adaptarse a la nueva realidad.

Empresas con propósito, la clave de la redarquia  

Hoy la evolución de los modelos organizacionales está centrada en la cultura  esmeralda, “en la que el objetivo no es el éxito y reconocimiento sino vivir bien gracias a la autogestión, plenitud y el propósito de lograr una comunidad abundante para todos.”.

Por eso para Luz Dary “la clave está en despojarse del ego para pasar a ser una red de personas que colaboran en pro de un propósito común. Los colaboradores no solo se van a mover por la misión y la visión sino por el propósito de la organización, que es lo que los motiva a hacer, descubrir y poner sus talentos en práctica para aportar al mundo”.

De esta manera, el futuro de las organizaciones se centra en implementar un modelo de trabajo enfocado en fomentar la innovación para adaptarse a los cambios disruptivos que se presenten a corto, mediano y largo plazo.