No hay que esperar a que las futuras generaciones propongan iniciativas que aporten a un mundo mejor. El futuro es ahora, y el cambio climático nos urge a comprometernos al 100% con el medio ambiente y el bienestar de la sociedad.  

Cuando se habla de desarrollo sostenible, la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo se refiere a la satisfacción de “las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. 

Por esta razón, María Paula Macías, directora ejecutiva de Lidera el Cambio y embajadora de One Young World señala que, “somos una generación que tiene la responsabilidad de entender que no hay planeta B. La crisis climática nos obliga a generar emprendimientos sostenibles, no solo porque nazca de nuestro corazón sino porque es una necesidad. Además, es un buen negocio, perdura en el tiempo y se cuidan los recursos naturales”. 

Consejos de una emprendedora sostenible 

En 2017, María Paula Macías ganó una beca para participar en One Young World gracias a Piensa Colombia, iniciativa que promueve un sano debate para combatir la polarización que afecta al país. Después de vivir esta experiencia y conocer a 15 embajadores que se reunieron en esta cumbre para proponer soluciones a problemas actuales, decidió crear junto a ellos: Lidera el Cambio, una organización que inspira, potencia y conecta a jóvenes líderes en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Por eso, María Paula Macías es la encargada de presentar las claves para emprender un negocio sostenible:

  • No puede emprender si no se logra un equilibrio entre lo económico, social y ambiental. El emprendimiento tiene que abarcar estos tres factores, de lo contrario, no se genera un bienestar para la sociedad ni el planeta. 
  • Si bien la mayoría de emprendimientos ambientales y sociales son entidades sin ánimo de lucro, eso no quiere decir que sean entidades con ánimo de pérdidas. Por ello, hay que comprender que la creación de un negocio sostenible no implica una falta de interés en la retribución económica. 
  • Empezar y accionar. Muchas veces los emprendedores no dan el primer paso, porque creen que están haciendo algo muy pequeño o no cuentan con los suficientes recursos. Lo importante es empezar para generar un cambio. 

La bióloga Brigitte Baptiste en su rol como la nueva rectora de la Universidad EAN aseguro que, “emprender es operar la voluntad de transformar algo, donde sea factible medir simultáneamente su persistencia y contribuciones a la calidad ambiental y el bienestar colectivos”. 

Por ello, es posible cambiar el enfoque de aquellas empresas que en un principio se crearon solo para generar un valor económico. Lo importante es generar un cambio en los procesos de su core de negocio para prevenir y mitigar daños al medio ambiente y las generaciones futuras; sobre todo si se tiene en cuenta los datos proporcionados por Nielsen que evidencian que, “el 47% de los colombianos compraría productos o marcas ecológicas incluso si son más costosas”.  

También le puede interesar: ¿Cómo medir la huella hídrica de su empresa?

Generar una solución a las problemáticas que vive hoy el planeta es posible y las empresas son un actor clave para lograrlo. Así que si tiene una idea de negocio sostenible y quiere producir, no solo un valor económico, sino también social y ambiental, no dude en vincularse a la ruta de emprendimiento de Compensar.