Persona tocando un bombillo prendido

Permitir que tu empresa entre en mercados emergentes es una oportunidad para explorar nuevos horizontes empresariales. Aquí te contamos cuáles son sus beneficios y cómo superar sus retos. 

En tiempos de crisis tomar la decisión de entrar a mercados emergentes suele salvar a las empresas, ya que cuando un empresario no se queda en un solo mercado sino que crea otras formas de atender nuevos, su negocio asegura perdurabilidad y una mejor base de dinámica competitiva y empresarial.

Sadoth Giraldo, director del Departamento de Mercadeo Programas virtuales y presenciales de la Universidad EAN, explica que “al entrar a nuevos mercados el empresario le está apostando a un crecimiento a mediano y largo plazo de su empresa, lo cual permite que haya un flujo de capital, un reconocimiento de marca, que lleguen nuevos clientes y con ello que la empresa tenga un mejor posicionamiento”.

Además de esto, llegar a un nuevo mercado trae beneficios como el de ajustar los costos, ya que al expandir los negocios, las ganancias serán más productivas y más tangibles. Asimismo, “entrar a nuevos mercados permite retener a buenos trabajadores, porque cuando las empresas crecen necesitan ser más eficientes, es decir, contar con personal más calificado, con más competencias y que hagan más atractiva la empresa” manifiesta Giraldo.

Pero, ¿cuáles son los requisitos a la hora de entrar a nuevos mercados? Según Sadoth Giraldo, el primero tiene que ver con “hacer un análisis de los datos del mercado para conocerlo muy bien y descubrir cuál ha sido su histórico, su potencial, sus riesgos, sus competidores, su estacionalidad de ventas y cuáles son sus barreras de entrada y de salida”.

Después de conocer el mercado se debe identificar el comportamiento de los consumidores o el grupo objetivo; para ello, se debe saber cuáles son sus expectativas, sus necesidades insatisfechas y esas oportunidades con las cuales se pueden superar esas necesidades. 

También te puede interesar: Datos del consumidor, la clave para reactivar los negocios

Igualmente, “es clave entender cuál es la capacidad de respuesta como empresa ante la incursión de un nuevo mercado, ya que si es un mercado demandante y la empresa tiene alguna limitación tecnológica o física, es necesario que el empresario sepa cómo invertir en ello” explica Giraldo. 

Por eso es indispensable que el empresario tenga una visión macro y tenga una prioridad por lo digital, porque independiente del sector, todas las empresas están llamadas a tener un modelo digital de presencia de marca, de atención de comercio, de facilidad del consumidor y de automatización de procesos, 

Retos al entrar a los nuevos mercados 

Para Sadoth Giraldo son cinco los retos que todo empresario o emprendedor se encuentra al entrar a mercados emergentes: 

  1. Encontrar, valorar y potencializar a los profesionales, ya que no es posible entrar a nuevos mercados con las mismas características o condiciones que tiene la empresa. En algún momento se necesitarán cambios, como por ejemplo, agregar a nuevos empleados a la empresa o potencializar las habilidades de los antiguos. 
  2. Estar en capacidad de negociación para atender y revisar con proveedores la oferta que la empresa tendrá es clave, porque la empresa ingresará a nuevos escenarios donde es fundamental saber negociar. 
  3. Tener precios competitivos según los segmentos de mercado, no se pueden tener los mismos precios para todos los mercados. Los precios traducen la oferta de valor para saber que la empresa es diferente a las demás. 
  4. Transformación digital de la empresa, esto no es solo contar con una página web, esta transformación trata sobre cómo toda la organización está enfocada en los clientes y, en consecuencia, cómo todos los procesos se digitalizan para fortalecer la experiencia del usuario, generando así más eficiencia y efectividad para los clientes. 
  5. Saber cómo se va a expandir el negocio, no solo tiene que ver con el espacio físico, también tiene que ver con la atención. Por lo tanto, se tiene que pensar cómo se va a mejorar el servicio, la cobertura y la dedicación a los usuarios. Eso se traduce en que se debe hacer una expansión mental: los líderes de las empresas deben aprender a no ver los comportamientos de su negocio de una única forma, en cambio, expandirse mentalmente también es tener una visión de negocio más allá del corto plazo, lo cual exige tener muy claro cómo se va a visualizar y transformar este. 

Para terminar, uno de los retos más grandes a los que se enfrentan las empresas tiene que ver con crear una diferenciación sostenible en el tiempo, es decir, que los usuarios reconozcan a la empresa porque es diferente competitivamente hablando y la prueba de esa diferencia se debe traducir en las ventas.

Con todas estas recomendaciones esperamos que te animes a analizar la posibilidad de entrar a nuevos mercados con tu negocio. Asimismo, te invitamos a que si tienes preguntas asistas a las asesorías empresariales de Compensar que están diseñadas para ayudarte a tomar buenas decisiones en el campo empresarial.