Familia sentados en la mesa comiendo juntos

La alimentación no sólo tiene que ver con el acto de comer en sí, sino con los lazos que se pueden estrechar con los miembros de la familia. A continuación, te contamos por qué es importante que te sientes a la mesa con tus seres queridos. 

Para muchas familias los mejores momentos para estar juntos y compartir tiempo de calidad son las horas de las comidas, ya que es en estos espacios donde se promueven habilidades blandas como la comunicación asertiva (escucha activa y desarrollo de criterios propios), la empatía, la gestión del tiempo, la inteligencia emocional y la resolución de conflictos.

Según Rosa María Camacho, psicóloga clínica, “la experiencia que se tiene cuando se come en familia es fundamental pues en ella se genera un proceso de aprendizaje por modelamiento donde los niños imitan al adulto a cargo mediante la observación. También, aprenden rutinas, horarios, pautas de alimentación, gusto o desagrado por ciertos alimentos, entre otras conductas”. 

Sentarse a la mesa en familia trae grandes beneficios ya que nos hace sentir parte de un grupo social, además, como asegura Rosa María Camacho “en un niño que crece con esta práctica sana se verán reflejados valores en comportamientos como compartir con otros, contar con un espacio de encuentro y socialización, desarrollar y mantener una sana autoestima, desarrollar una opinión crítica según vaya creciendo o hacerse responsable de su puesto en la mesa acorde con la edad”. 

Sin embargo, antes de llevar a cabo esta actividad, Camacho recomienda que “las personas a cargo aprendan primero a identificar y expresar sus emociones y sentimientos de manera sana, así podremos enseñar a los niños a relacionarse mejor. Cuando hay cuidadores muy autoritarios o con poco nivel de autoconocimiento la experiencia de comer en familia puede terminar siendo desagradable”. 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de compartir la mesa en familia?  

  • Servir cantidades de alimentos adecuadas para cada edad.
  • Estar sentados para comer.
  • Procurar alimentos naturales y preparados en casa.
  • Controlar y, en la medida de lo posible, disminuir el azúcar en los alimentos. El exceso de azúcar en el cuerpo afecta el sistema nervioso alterando el neurotransmisor dopamina, que se asocia con la sensación de placer que genera el alimento. 
  • Si hay niños pequeños, un adulto necesita estar a su lado para acompañar su proceso e involucrarlo en este.
  • Especialmente para los niños, se deben servir alimentos con texturas y colores variados.
  • Debido a un tema del proceso de digestión es importante masticar bien cada bocado de comida con el fin de saciar la sensación de hambre. Practicar la atención plena percibiendo el olor, sabor y la textura de los alimentos. 
  • Evitar utilizar los alimentos para calmar momentos de tensión emocional, por ejemplo, controlar un comportamiento de rabieta.  

También te puede interesar: 4 desayunos saludables y sencillos para compartir en familia

Una de las preguntas más comunes respecto al acto de comer en familia es ¿qué se debe hacer con los aparatos electrónicos al momento de comer? Frente a esto Camacho afirma que “los aparatos electrónicos como el televisor o el celular son elementos distractores, ya que no le permiten a la persona conectarse en el presente con el acto de comer y limitan el espacio de alimentación con otros”. Por eso, para disfrutar de una buena comunicación se recomienda alejar los aparatos electrónicos, así evitarás conflictos interpersonales con tus familiares. 

Con todo esto, no olvides que comer juntos en familia  es el momento propicio para que diariamente te conectes con tus seres queridos, es el espacio ideal para conversar, expresar tus sentimientos, así como, escuchar las opiniones de los demás. Por ello, todos días recuerda sentarte en la mesa con tus seres queridos, así tus hijos crecerán valorando la importancia de compartir con el otro. Seguro que este momento siempre quedará guardado en su memoria.