Compensar ha creado un modelo único para promover la compra de vivienda que ha dinamizado el mercado inmobiliario en el centro del país.

Las cajas de compensación son un actor fundamental en el negocio inmobiliario del país. A través de estas muchos colombianos han logrado acceder a su primera vivienda con mayor facilidad que a través del sistema hipotecario tradicional.

Compensar, una de las cajas de compensación más importante del país, se ha destacado por su modelo personalizado que está presente en toda la cadena de valor del negocio y que acompaña a sus afiliados en todas las etapas de la adquisición de vivienda. Carlos Andrés Rodríguez, gerente de Vivienda y Subsidio de Compensar, habló con SEMANA sobre dicho modelo.

SEMANA: ¿Cómo ve las perspectivas para el 2018 luego de un año con una economía difícil?

CARLOS ANDRÉS RODRÍGUEZ: Hemos desarrollado estrategias para habilitar proyectos, financiarlos y así mantener una oferta estable. Esperábamos un primer trimestre bastante contraído, sobre todo por el tema electoral y por las expectativas de los compradores, pero ha pasado todo lo contrario y los ritmos de venta se han acelerado.

SEMANA: ¿Qué expectativas tienen sobre la política de vivienda del próximo Gobierno?

C.A.R.: Esperamos que continúe el impulso de la vivienda de interés social. Hemos tenido muy buena relación con el Ministerio de Vivienda para alinear la oferta de vivienda de las cajas de compensación con las políticas del Gobierno. Por ejemplo, Compensar ha sido impulsor de Mi Casa Ya, financiando proyectos de vivienda de interés prioritario y también el programa de Vivienda de Interés Prioritario para Ahorradores (VIPA).

SEMANA: Compensar se ha destacado entre las cajas de compensación por estar en toda la cadena de valor del sistema inmobiliario, ¿cómo ha sido ese trabajo?

C.A.R.: Históricamente, las cajas nos quedábamos en adjudicar subsidios, pero Compensar entendió que debía desarrollar herramientas y dar acompañamiento para que las familias pudieran hacer el cierre financiero.

Además, junto al subsidio de vivienda, generamos unas líneas gratuitas de ahorro programado, motivamos para que el subsidio monetario se invierta para compra de vivienda y habilitamos una línea de crédito hipotecario con cuotas fijas en pesos, con plazo hasta 15 años y tasas de interés del 8 por ciento efectivo anual.

SEMANA: ¿Cómo logran que los afiliados puedan acceder a la oferta inmobiliaria?

C.A.R.: Compensar es un aliado de los constructores. Por ley, los aportes que deben entregar las empresas a las cajas de compensación van al Fondo de Vivienda de Interés Social, Fovis, y son recursos que se pueden destinar, además de entregar subsidios, a comprar lotes y financiar oferentes para el desarrollo de proyecto. Ahí hemos construido alianzas muy interesantes que nos han permitido incrementar la oferta en vivienda de interés social y de mayor rango.

SEMANA: ¿Qué es el Modelo de Desarrollo Comunitario?

C.A.R.: Es una apuesta de Compensar para mejorar la calidad de vida de sus afiliados. Además de tener una vivienda propia, el grupo familiar puede acceder a programas de educación, salud, para el adulto mayor y recreación mediante una serie de redes en torno a la localidad donde esté ubicado nuestro proyecto de vivienda. El modelo ha sido tan exitoso que ya ha recibido varios reconocimientos.

El primero fue de la Alcaldía de Soacha, por el impacto social generado con nuestro proyecto Hogares Soacha. Después tuvimos un reconocimiento de la Asociación Interamericana de Seguridad Social, que es un organismo que aglomera a todas las instituciones de seguridad social de Latinoamérica.

El año pasado, ONU Hábitat nos reconoció al participar en un concurso de experiencias de mejoramiento de la agenda urbana en América Latina y el Caribe en el que participaron 16 países con más de 100 iniciativas.

SEMANA: ¿Ha cambiado el tipo de cliente que busca vivienda?

C.A.R.: Sí. La composición familiar ha tenido cambios desde su misma concepción. Por ejemplo, el 31 de enero salió un nuevo decreto sobre el tema de subsidio ampliando la noción de los beneficiarios para incluir a las personas solteras, lo que demuestra cómo se ha transformado. Nosotros en Compensar tenemos muchas personas solteras y grupos familiares diferentes: madres y padres solteros, abuela con sus nietos, abuela, hijos y nietos, incluso solo hermanos. A la luz de eso, nos implica nuevas exigencias en términos de urbanismo para pensarlo en función de todas las generaciones e incluso de las mascotas, porque ya son una parte importante de la familia.

SEMANA: ¿Compensar también está trabajando en proyectos que no son VIS y VIP?

C.A.R.: Tenemos un grupo importante de afiliados cuyos ingresos superan los rangos estipulados en la ley. Para ellos ampliamos el portafolio y ponemos a disposición de los constructores todos los medios institucionales para que promuevan sus proyectos sin ningún costo y ese ahorro se traduce en descuentos y beneficios para nuestros afiliados.

SEMANA: ¿Qué proyectos impulsarán este año?

C.A.R.: HogaresSoacha, al sur de Bogotá, es el más grande. Ya hemos construido 17 mil viviendas y ya comenzamos con la segunda etapa con 8.500 adicionales; en Usme tenemos Reserva de San David que con 624 apartamentos atiende la demanda de vivienda de interés prioritario, y cerca del Lago Timiza, en el suroccidente, tenemos el conjunto Marconi. Para Cundinamarca, en Girardot también iniciamos la segunda etapa de Senderos de las Acacias que es un proyecto de 586 casas.

En Silvania tenemos Arboleda de Chicalá, donde ya hemos vendido la mitad de los 288 apartamentos; en Ubaté, Torres de San Pedro es un proyecto de 100 viviendas, y recientemente en Funza, Reserva de Zuame, con 168 unidades habitacionales.

También vamos a lanzar un proyecto en Tocancipá y otro en Bogotá cerca de nuestra sede principal de la Avenida 68.