Deportistas colombianas que viven con propósito

Estas deportistas colombianas tienen algo en común: son atletas con propósito, seres humanos integrales que disfrutan lo que hacen y sin duda, inspiran a que más personas confíen en sí mismas y se dediquen a sus pasiones. ¡Conócelas!

Ana Aponte

Paracaidista profesional, artista y emprendedora. Fundadora de  Xielo Skydive, empresa de paracaidismo.

A los 16 años Ana Aponte fue invitada por un amigo piloto a saltar por primera vez de un avión. Al ser menor de edad tuvo que pedirles permiso a sus papás.  “Ellos me hicieron una broma y me dijeron que no me lo iban a dar, pero era mentira: ¡No necesitas ninguna carta porque nosotros vamos a acompañarte!”.

Ese fue el primer contacto que tuvo con el paracaidismo, aunque le encantó la experiencia decidió no profundizar más en el tema sino seguir con su carrera de artes visuales con énfasis en expresión plástica en la Pontificia Universidad Javeriana. En 2007 sus padres le regalaron un viaje a Australia para aprender inglés. Allí volvió a encontrarse con este deporte.

“Melissa Phillip es una paracaidista francesa, mi hermana del alma, que un día estando en Australia me dijo: ¡vamos a esta zona de salto, yo te hago el video! Ella tenía experiencia, entonces fuimos y saltamos. Cuando la vi al frente mío volando, pensé: yo quiero volar para toda mi vida. Llamé a mi familia y les conté, me dijeron: ¡ay no, otra locura más, pero bueno dale te vamos a apoyar”.

Ha logrado romper varios récords: récord mundial volando de cabeza. Estados Unidos, 2016. Récord suramericano mixto volando de cabeza. Brasil, 2016. Es miembro del equipo Alter Ego, especializado en la técnica del vuelo del paracaídas y la única paracaidista sudamericana certificada para entrenar deportistas en esta técnica. Además de ser una de las mujeres deportistas colombianas más destacadas, también se arriesgó a cofundar hace más de seis años: Xielo Skydive,  una escuela de Paracaidismo 100 % colombiana.

“Sí ha sido todo un reto para mí tener empresa porque durante muchísimo tiempo fui la única mujer en Xielo, pero las cosas han ido tomado su lugar y ya es diferente. En el ámbito deportivo también ha sido un desafío porque somos muy pocas las mujeres paracaidistas en Colombia y el mundo. Por el momento, soy la única mujer suramericana en romper el récord mixto volando de cabeza en Brasil, 2016. Eso me da muchísimas ganas de empoderar a más mujeres y eso lo he podido hacer siendo capitana del Proyecto 19 (@project19_skydiving)”.

También se prepara para organizar el primer récord suramericano de mujeres volando de cabeza y participar en el récord suramericano mixto realizando esta misma técnica, en el que Ana será la única mujer colombiana.  “Nosotras somos un género totalmente diferente a los hombres pero igual de capaces y me encanta unirme a hacer con ellos cosas maravillosas, porque juntos podemos hacer un equipo increíble”.

Sin duda, Ana Aponte es una mujer que confía en el proceso, se ha atrevido a salir de su zona de confort sin siquiera conocer los resultados. “Cuando hacemos esto, ya sea porque estamos pasando por momentos difíciles o porque queremos un cambio en nuestra vida, es cuando nos reinventamos como seres humanos. Estoy tratando de hacer que la gente se dé cuenta que hay otras maneras de ser felices, de vivir haciendo lo que quieran. El paracaidismo te da la oportunidad de vivir del deporte, viajar, trabajar haciendo algo que amas. Por eso quiero que la gente lo conozca, lo respete y lo vea como una profesión”.

También te puede interesar: El papel de las mujeres científicas en Colombia

Vanessa Córdoba

Futbolista profesional, speaker y lidera en Colombia, junto a otras compañeras, la lucha por lograr igualdad y equidad en el fútbol femenino colombiano.

Vanessa Córdoba   Futbolista profesional, speaker

El deporte siempre ha estado presente en la vida de Vanessa Cordoba. Practicó voleibol desde los 8 hasta los 16 años, de hecho alcanzó a ser Selección Cundinamarca. Pero cuando tenía 15, sufrió una lesión en la rótula  de la rodilla izquierda. Sus médicos le recomendaron cambiar de deporte y fue así como llegó al fútbol.

“En ese momento tenía 15 años y cuando uno se lesiona es una experiencia bastante dolorosa, por eso hoy viéndolo desde una perspectiva más madura, creo que la decisión de jugar fútbol la tomé más por miedo. Si hoy me pasará lo mismo, seguramente no lo dejaría, seguiría con mis terapias y trabajaría mi mente”

Aunque Vanessa desde chiquita tenía claro que su sueño era ser deportista, nunca contempló el fútbol hasta que su papá Óscar Córdoba se lo sugirió “en el momento no me pareció gran idea porque ya estaba muy grande como para empezar otro deporte pero a su vez lo vi como un reto y decidí lanzarme”.

Desde luego, este ha sido uno de los grandes riesgos que ha asumido en su vida. Una decisión que le ha traído grandes satisfacciones personales y profesionales. Gracias al fútbol, obtuvo una beca para estudiar comunicación en la Universidad de Ohio en Estados Unidos donde también jugó. Ha sido guardameta del Independiente Santa Fe, equipo con el que disputó una Copa Libertadores, Fundación Albacete en España y Seguros la Equidad.

Ganó medalla de oro en los Juegos Bolivarianos con la Selección Sub -20 y ha sido convocada para formar parte de la Selección Colombia Femenina de Mayores. Pero en este camino ha enfrentado varios desafíos, “es bastante difícil ser futbolista en Colombia, te exigen como si tuvieras contrato todo el año, pero solo estas contratada por un mes y medio de competencia. Esto te impide evolucionar como deportista de alto rendimiento”.

Pero aunque esto puede ser una desventaja, Vanessa tiene que claro que el fútbol va más allá de un partido de 90 minutos y es que como ella afirma “si no creemos que este deporte es mucho más de lo que pasa en un estadio no entendimos el juego completo. Si bien es frustrante el camino, no solamente para las futbolistas sino para otras deportistas mujeres. Soy consciente que el fútbol tiene un poder social gigante”.

Esta convicción es la que la ha llevado a ser speaker en escenarios como el Women Economic Forum y el Banco Interamericano de Desarrollo “somos seres humanos holísticos, hay un montón de temas que nos construyen y es injusto vernos como una sola cosa, es decir, en nuestro caso como deportistas nos enfocamos los primeros 30 años de nuestra vida en el deporte, pero cuando llega el final de nuestra carrera ni siquiera sabemos quiénes somos, entonces tenemos que formar deportistas integrales, además de ser conscientes del poder que tenemos con la sociedad y el país, no solamente es qué tan bueno eres cuando sales de la cancha, sino desarrollarse como ser humano”.

Todavía falta mucho para lograr igualdad y equidad en el fútbol femenino colombiano; Vanessa sueña con ser campeona de una Liga Colombiana que dure más tiempo, sea más organizada pero como ella anota “esto no se genera en uno o dos años. Es un tema bastante largo, incluso por eso creo que tenemos que reconocer el trabajo realizado en los últimos años. Aquí en Colombia tuvimos la primera selección femenina en el 98 y de eso casi nunca se habla, entonces hemos avanzado mucho, no a la velocidad que queríamos pero ha ido mejorando”.

Sara López

Pentacampeona mundial de tiro con arco compuesto y estudiante de medicina

Pentacampeona mundial de tiro con arco compuesto y estudiante de medicina

Sara López es la primera arquera en ganar por cinco años consecutivos el título mundial de la World Archery.  Hace 12 años empezó en este deporte gracias a que un día, junto a su papá, fue a recoger a su hermano a un entrenamiento de tiro con arco “yo no sabía que eso existía y mucho menos en Pereira. En ese momento yo practicaba voleibol, pero ese día me gustó lo que vi, era algo distinto. Noté que no había muchas mujeres y me encantaron los arcos porque a simple vista son muy llamativos”.

Así que decidió dejar todas las actividades extra que estaba realizando en ese momento para enfocarse en su nuevo hobby: tiro con arco, sin imaginar que luego de seis meses descubriría que tenía un buen nivel y un futuro prometedor. “Elegí este deporte como mi actividad primordial, empecé a practicar en agosto y en diciembre ya tenía mi primera competencia, participé en la categoría de novatos y logré ganar varias medallas de plata, lo disfruté mucho”.

Al preguntarle: ¿qué se siente ser pentacampeona mundial de tiro con arco compuesto? No duda en afirmar: “un orgullo muy grande porque es la suma del esfuerzo de muchas personas y la perseverancia de muchos años. Me di cuenta que no fue coincidencia ni suerte, ha sido un trabajo duro, un buen entrenamiento y ganas de salir adelante. Es un honor para mí decir que soy pentacampeona porque ni en mis sueños más locos imaginé que esto podría ser verdad”.

Más allá de enfrentar retos, Sara afirma que ha tenido muchos aprendizajes, “en el camino algunos te van a decir que no eres capaz o que vas a perder tu tiempo pero he aprendido a rodearme de las personas correctas, a disfrutar lo que hago. Si bien debo entrenar, el tiro con arco es un regalo que Dios y la vida me dieron porque cada cosa que me ha pasado es para un bien mayor, estoy en la universidad estudiando medicina gracias al tiro con arco, he viajado por el mundo y  vivo donde vivo gracias a este deporte”.

Sara es una pentacampeona mundial que inspira, es un referente, por eso muchos le piden consejos, pero a la hora de dar uno es muy clara en asegurar: “ser como alguien no es lo primordial, debes pensar en crecer más que esa persona que tienes como referente. Las cosas no se logran de un día para otro, este es un deporte de paciencia. No es hacerlo por hacerlo ni pensar en el bolsillo o la fama sino desde el corazón porque el orgullo más grande de un deportista es representar a su país, es portar la camiseta con mucho orgullo”.

Sin duda, estas deportistas colombianas no son solo excelentes atletas sino referentes que demuestran que con disciplina, perseverancia, confianza en sí mismas y trabajando en su desarrollo personal y talento se puede lograr metas y disfrutar el proceso de conseguirlas. Sigue su ejemplo y con Compensar, cultiva en los más pequeños las prácticas deportivas.