Compradora colombiana haciendo compras en el supermecado con tapabocas y guantes

El comportamiento del consumidor y los hábitos de compra cambiaron a raíz del confinamiento; Camilo Herrera, experto en temas estratégicos de consumo, nos explica cómo ha impactado esto al  comprador  como al consumidor colombiano.

Ante la aparición del Covid-19, las familias colombianas tuvieron que adaptarse a una nueva realidad en la que deben permanecer mayormente en casa y cumplir con diversas medidas de protección para evitar la propagación del virus. Esto produjo un cambio notorio en los hábitos de compra y consumo.

De acuerdo con Camilo Herrera, presidente de Raddar Consumer Knowledge Group: “para comprender esta nueva dinámica hay que entender la diferencia entre compra y consumo.  El primero se refiere a la adquisición, mientras que el segundo, al uso. Esto se puede ejemplificar de la siguiente manera: una mamá es quien compra pañales, pero el hijo es quien los usa”. El experto enfatiza en esto porque la pandemia generó un cambio tanto en la compra como en el consumo.

Cambios hábitos de compra

Según el experto, los cambios en los hábitos de compra se pueden explicar en cuatro fases:

PRIMERA FASE: al principio de la cuarentena, los colombianos llevados por el miedo y la incertidumbre, realizaron “compras bunker” para abastecerse, generando que muchos compraran de manera excesiva productos básicos y de primera necesidad.

SEGUNDA FASE: los compradores se fueron adaptando a la realidad por lo que estando en aislamiento se dieron cuenta que tenían que comprar cosas distintas ya que su consumo y gasto iban a ser diferentes. Por lo tanto, muchos adecuaron su hogar para hacer homeoffice y homeschooling, y tuvieron que adquirir computadores y mobiliario para garantizar la conectividad. Esto demuestra que las compras ya no se hacen por gusto sino por necesidad.

TERCERA FASE: los colombianos comenzaron a  salir y  realizaron compras de regreso: adquiriendo mascarillas, guantes, ropa antifluidos, bicicletas, autos, así como motos para cuidarse y evitar el contagio.

CUARTA FASE: al igual que en la primera,  las compras de los colombianos se vieron influenciadas por la emoción. En ese sentido y para calmar su ansiedad, optaron por las “compras venganza” para adquirir lo que siempre habían querido.

Cambios en el consumo

En cuanto al comportamiento del consumo Camilo Herrera explica que: “hay categorías que se siguen consumiendo igual, por ejemplo, la ropa, pues la sigues utilizando sólo que debes buscar vestimenta para estar en casa; asimismo, los hábitos de ver televisión cambiaron al igual que lo que comemos”.

Esto demuestra que la pandemia y las situaciones de aislamiento están modificando la forma en cómo compramos y lo que consumimos. En ese sentido, las marcas y los productos han tenido que llegar al consumidor de manera diferente , reto que no es fácil porque estábamos acostumbrados a que todo se moviera fuera de la casa.  Por lo tanto, el comportamiento del consumidor  migró mayormente hacia lo saludable, seguro y confiable.

También te puede interesar:  Datos del consumidor, la clave para reactivar los negocios

¿Estos cambios de consumo permanecerán?

De acuerdo con Herrera: “aunque es muy temprano para realizar una afirmación al respecto, se prevé que pasar tanto tiempo en casa será temporal; por ende, vamos a salir comportándonos diferente y siguiendo las nuevas reglas de interacción”.  De igual forma añade que: “hay cosas que llegaron para quedarse pero no por la pandemia sino porque se aceleraron en el proceso de cuarentena como los domicilios”. 

Sin duda, el confinamiento ha generado una transformación en el consumidor y comprador, generando así un reto para las marcas, pues deben entender esta nueva dinámica para crear estrategias de marketing enfocadas en reconquistar el hogar, pues los hábitos de las personas han cambiado, ahora compran menos pero consumen más.