niña emprendedora en un escritorio

Todos, si queremos, podemos ser emprendedores y esto se puede empezar a trabajar desde pequeños. Conoce cómo formar niños emprendedores.

No existe una edad ideal para emprender, pero si empezamos desde niños, se generan múltiples beneficios para la vida adulta. De acuerdo con Samile Albaraccin, entrenadora vocacional y financiera (@samilealbarracin),“ para ser un emprendedor exitoso se necesita contar con unas competencias básicas como la búsqueda de oportunidades, el cumplimiento de la palabra, la toma de riesgo y de decisiones, así como, la búsqueda de información clasificada. Por esta razón, nosotros como padres tenemos que estar alerta para darnos cuenta si nuestros hijos cuentan con estas habilidades”.

Precisamente, esto fue lo que le pasó a Denise Danielle Bourne, educadora y CEO de Grandes Genios U (@grandesgeniosu), una universidad de niños para niños, emprendimiento que creó junto a sus hijos Daniel (14) y Sebastián (15) cuando ellos tenían 4 y 6 años.

De acuerdo con Denisse, “ellos desde muy pequeños tenían ideas curiosas, me decían:  podemos hacer unas camisetas para venderlas o cuando ellos veían que yo dictaba charlas, me expresaban: ‘¿por qué no hacemos algo para enseñarle más cosas a los niños”.

Y es que estas afirmaciones de Daniel y Sebastián demuestran su espíritu emprendedor, como señala Samile Albaraccin “un niño que se le facilita tomar decisiones, sin importarle nada ni nadie, nació para ser emprendedor, en cambio los niños que son más miedosos o están buscando la aprobación de otros, necesitan desarrollarse un poco más para ser emprendedores. Cabe aclarar que todos podemos serlo solo hay que desarrollar habilidades que se nos dificultan”.

¿Cómo identificar que tu pequeño es un emprendedor?

De acuerdo con Denise “cuando yo noté ese espíritu emprendedor en mis hijos lo que pensé fue: ¡qué buenas ideas tienen!, ojalá las desarrollen cuando sean grandes, porque creía que eran muy pequeños y no iban a poner atención en esto. No obstante, comprendí que ellos querían enseñarles a otros niños lo que aprendían y fue así como nació Grandes Genios”.

Por esta razón, para Samile Albaraccin hay un punto clave y es “observar sin juicio. Por ejemplo, si ves que tu hijo está trepando un muro, emitir un juicio sería: “este niño se va a caer”, en cambio si piensas en lo que hay detrás de esa acción, puedes determinar que es alguien muy arriesgado.

Asimismo añade que, “otro aspecto importante es que a veces durante la crianza los hijos no logran desarrollarse de manera plena, pues no le tienen mucha confianza a sus papás. Entonces, es clave comunicarse con ellos,  realizando preguntas poderosas como: ¿si tuvieras una varita mágica, qué te gustaría hacer?

¿Cómo formar niños emprendedores?

Todos los seres humanos podemos emprender, pero como señala Albaraccin, “si dentro del contexto del hogar no se generan acciones de emprendimiento va a ser muy complicado porque los niños aprenden a través del ejemplo. Entonces, a medida que los papás se inclinen por el emprendimiento, los niños van a querer hacerlo”.

De igual manera, hay que buscar oportunidades de servicio “por ejemplo, donde vivo con mi hijo residen muchos adultos mayores, entonces un día nos sentamos a hablar qué oportunidades había en esta población y él terminó creando postres para diabéticos”.

También hay que brindarles un contexto donde no reflejemos nuestro miedo en ellos “cuando nosotros entablamos esas conversaciones en la que enfatizamos el miedo al fracaso o a quedarse sin un peso, es muy difícil potenciarlos. Entonces, tenemos que trabajar en nuestra salud emocional para apoyarlos a ellos”.

Por otro lado, Albaraccin explica que “hay que ayudarles a tener buena autoestima porque que si llegan a fracasar, cosa que pasa todo el tiempo con los proyectos que tenemos, no se vean afectados emocionalmente y puedan volver a levantarse”.  

Y es que como señala Denise “lo mejor de emprender con niños es que no tienen todos esos traumas que tenemos los adultos. Los niños buscan y encuentran la forma de que eso les salga, puede que no sea la forma más idónea o la más tradicional, pero buscan la manera que funcione. Eso es ganancia”.

En caso de que no funcione, “hablarles y contarles que no es el fin del mundo, es mejor evaluar qué cosas se pudieron cambiar.  Los niños están en modo esponja y siempre están con la mejor disposición para aprender. Si tú le dices eso no funcionó. El niño lo va a dejar ahí. En cambio, si buscas soluciones los ayudas a mantener la chispa de la creatividad”.

También te puede interesar:  Ideas para estimular la creatividad de los niños

Ventajas de formar niños emprendedores

 Samile Albarracin anota que “formar un niño emprendedor no es solo vender y comprar cosas, sino que se convierte en un generador de empleo y oportunidades para quienes lo rodean. Es una persona que donde llegue va a solucionar problemas a pesar de las circunstancias, siempre pensará en cómo aportarle al país y salir adelante”.

De hecho, Grandes Genios U nació a partir de la frustración que Daniel y Sebastián sentían por encontrar cursos que querían hacer, pero no podían cursar porque iban dirigidos a adultos.  Hoy son una empresa en la que trabajan en distintos proyectos: diseño de metodologías educativas, conferencias, talleres, consultas en generación de contenidos y comunicaciones, y creación eventos para aportar positivamente a la sociedad.

Tu hijo también puede ser un emprendedor y lo mejor de todo es que puedes contribuir a ello, solo debes guiarlo, mostrarle el camino, inscribirlo a cursos y apoyarte en entrenadores vocacionales. De esta manera contaremos con más niños que desde sus acciones de infancia aporten a una sociedad con más oportunidades de bienestar integral.