niño estresado mientras escribe

La dislexia es un trastorno de aprendizaje que afecta a cerca del 10 % de la población. ¿Cómo puedes detectarla? ¡Sigue estas recomendaciones y aclara tus dudas!

Todavía persisten algunos mitos sobre la dislexia, de hecho algunas personas siguen creyendo que es una enfermedad y que la padecen solo los niños que presentan bajo coeficiente intelectual. Por ello, y para aclarar estos mitos, Araceli Salas, fundadora de DISFAM y portavoz de la Federación de Dislexia Española (FEDIS) y Liliana Beltrán fonoaudióloga de Compensar Salud, te aclaran las dudas más frecuentes sobre este trastorno de aprendizaje.

¿Qué es la dislexia?

De acuerdo con Araceli Salas, fundadora de DISFAM, “la dislexia es un trastorno del aprendizaje que se da en niños con coeficiente intelectual normal o por encima de la media. Es derivada por una alteración del neurodesarrollo, por lo tanto no se puede considerar como una enfermedad. Asimismo, la dislexia se caracteriza porque a pesar de que el niño está escolarizado y no presenta dificultad cognitiva, tiene inconvenientes para recordar el sonido que va con cada letra, recitar el alfabeto, clasificar los sonidos, entre otras sintomatologías”.

Como señala Araceli, “cabe aclarar que cada caso es único, por eso no todas las personas presentan los mismos síntomas. Esto depende del grado de dislexia y del tipo de dificultad asociada como el déficit de atención. Aunque afecta mayoritariamente la lectoescritura, también puede alterar otras áreas como la memoria, la lateralidad, la planeación y la organización”.

Síntomas de la dislexia

La fonoaudióloga de Compensar sSlud Liliana Beltrán señala que, “existen diferentes síntomas que se pueden presentar; por ejemplo si un niño tarda en hablar puede ser un signo de alarma. También si aprende las palabras a un ritmo lento está indicando que tiene dificultad en el desarrollo del lenguaje, si se les complica seguir algunas instrucciones, puede evidenciar alteraciones de la conducta. De igual manera, algunos niños presentan inconvenientes en el reconocimiento espacial y de conceptos de derecha e izquierda”.

La especialista señala que, “cabe aclarar que esto no solo se presenta en niños, también en adolescentes, jóvenes y adultos, quienes son detectados tardíamente al darse cuenta de que presentan dificultades para leer, deletrear, realizar resúmenes, mapas conceptuales, analogías;  así como, resolver problemas matemáticos, llevándolos a optar por carreras que no impliquen lectoescritura”.

Las expertas coinciden en que uno de los desafíos que deben enfrentar las personas disléxicas es la no compatibilidad con el sistema educativo tradicional, “tenemos una problemática a nivel escolar, sobre todo en los colegios públicos, en los que se dificulta llevar un proceso educativo más individualizado, generando que los estudiantes queden relegados con el paso del tiempo”, explica Liliana Beltrán.

Como existe demasiada desinformación sobre este tema, Araceli Salas señala que muchos maestros y padres tienden a atribuirles etiquetas como “vago o perezoso” porque piensan que les falta motivación para realizar las actividades escolares”. No obstante, es importante explicar al niño más de una vez y estimularlos desde varios frentes, así como calificarlos con técnicas de evaluaciones mixtas porque su modelo de aprendizaje es diferente.

Tratamiento de la dislexia

Lo más importante para iniciar el tratamiento es detectar la dislexia a tiempo, por ello Araceli aconseja utilizar el protocolo de detección de DISFAM que va desde la etapa infantil hasta los ciclos superiores. Aquí encontrarán una lista de síntomas divididos en diferentes áreas: lectura, escritura, planificación, entre otras. Debes leerlo con atención y detenimiento para marcar con una X los signos de alarma que pueda presentar el niño.

Para pasar a un protocolo de acción, la fonoaudióloga aconseja llevarlo al pediatra para remitir a terapia de lenguaje u ocupacional. Si el niño sigue presentando dificultades, se le envían pruebas neuropsicológicas para determinar si sufre de dislexia y cuál es el grado que presenta.

De esta manera se comienza a estimular sus habilidades y fortalezas para que pueda tener autonomía y herramientas que le permitan desenvolverse en su diario vivir, como lo señala la fonoaudióloga “la lectoescritura es la base de todos los aprendizajes en nuestra vida. Si no realizamos una buena estimulación vamos a encontrar un impacto negativo no solo en el aprendizaje, sino en el desarrollo de habilidades cognitivas, psicológicas  y emocionales”.

También te puede interesar: Ejercicios físicos para practicar con los niños

Si crees que tu hijo tiene dislexia consulta con el pediatra para iniciar el respectivo tratamiento. “Recuerda que Compensar cuenta con un modelo en el cual  se realiza la valoración terapéutica pertinente y dependiendo del resultado, puede ser remitido a fisiatría, una especialidad que nos va a ayudar a definir el tipo de rehabilitación que necesita el usuario”, concluye la fonoaudióloga Liliana Beltrán.

Tags: