Taquicardia, un síntoma de la ansiedad que puedes controlar

Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo

    mujer sufriendo de taquicardia

    Tabla de Contenido

    Calificaciones
    No rating yet

    Manuela Álvarez estaba en la oficina cuando sintió que su ritmo cardíaco se aceleró, creyó que se trataba de un infarto pero realmente estaba sufriendo un ataque de ansiedad. A continuación te explicamos cómo calmar la taquicardia causada por la ansiedad. 

    ¿Qué es la taquicardia? 

    De acuerdo con Diana Carolina Poveda, psicóloga clínica del Centro Psicológico Waleker (@centropsicologicowaleker) “la taquicardia es la aceleración del ritmo cardíaco que en términos médicos hace referencia a una frecuencia cardíaca mayor a 100 latidos por minuto. Es decir, son latidos rápidos del corazón que se presentan de manera inusual y no necesariamente se originan por la edad, el esfuerzo físico o una actividad dirigida”. 

    Por esta razón, Carolina explica que “cuando se experimenta un cuadro de ansiedad,  uno de los síntomas que pueden experimentar las personas es la aceleración del ritmo cardíaco a causa de una hiperventilación que es una respuesta involuntaria ante la percepción irracional de peligro, generando que el organismo se prepare para la huida. En ese sentido, es usual que en los ataques de ansiedad las personas crean experimentar un infarto por el ritmo inusual del corazón”. 

    No obstante, la experta señala que esta sensación no es crónica ni permanente pues se presenta cuando la persona percibe alguna situación peligrosa o que implica algún riesgo. 

    ¿Cómo calmar la taquicardia por ansiedad?

    “La taquicardia se dispara por la hiperventilación, que es una respiración acelerada y profunda. Si la persona comprende esto, reconocerá que la respiración, al ser una actividad involuntaria y necesaria para el cuerpo, si se realiza de manera consciente podrá regularse y llegar a momentos de calma”, explica Poveda. 

    Asimismo, señala que “existen muchas técnicas para hacer una respiración consciente como el mindfulness, la técnica grounding, también conocida como poner los pies en la tierra, y la respiración diafragmática, entre otras, las cuales te ayudan a identificar cómo está tu cuerpo y respiración. Al practicar alguna de estas se irá disminuyendo poco a poco el ritmo acelerado hasta llegar a un estado regular.”

    Pasos para desconectarte de la tecnología

    Ejercicios para calmar la ansiedad 

    La experta recomienda: 

    1. Identificar cuáles son nuestras percepciones: si estás teniendo pensamientos como “todo me va a salir mal”, “no me va ir bien en la exposición”, “ y ¿ si me equivoco?”. Obsérvalos y comprende que éstos están en el futuro y no se han presentado. Entonces, lo que debes hacer es ponerlos en un contexto real como: “me preparé lo suficiente para la exposición”, “en otras ocasiones me ha ido bien y me he preparado lo suficiente, seguro que esta me irá igual o mejor”.
    2. Pon atención a tu respiración: inhala contando 4 segundos, retiene y exhala por la boca durante este mismo tiempo. Repítelo varias veces hasta que el cuerpo se regule y llegue a un estado de calma. 
    3. Visualiza objetivos y detalles que tienes alrededor. Esto te ayudará a manejar este tipo de situaciones. 

    También te puede interesar: Mindfulness: ¿qué es y cómo se practica?

    La psicóloga clínica, Carolina Poveda aclara que realizar este tipo de ejercicios una sola vez no nos va a volver expertos por eso hay que practicarlos constantemente para evidenciar resultados. 

    Pero si este tipo de síntomas se vuelven incontrolables, “no dudes en acudir a un especialista para que te ayude a identificar cuáles son esos escenarios o situaciones que están generando estos episodios de ansiedad, así como brindarte herramientas para su óptimo manejo. Así evitas que este tipo de situaciones se salgan de control”, concluye Poveda. 

    Recuerda que en los profesionales de salud mental puedes encontrar un apoyo para identificar las razones que están originando tus ataques de ansiedad. Así que no dudes en consultar con tu médico de cabecera para no dejar pasar por alto este tipo de situaciones.  

    Comparte este artículo:
    Share on facebook
    Share on twitter
    Share on linkedin
    Share on whatsapp

    Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo

      Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo

        Artículos más leídos

        Revista Compensar
        ¿Quieres leer más contenidos exclusivos?

          suscríbete

          ¿Quieres leer más contenidos exclusivos?

          Suscríbete

            Share on facebook
            Share on twitter
            Share on linkedin
            Share on whatsapp

            Suscríbete a nuestro Newsletter para contenido exclusivo