¿Qué es el autismo? Autismo: ¿Cuáles son sus síntomas?

El 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. Te contamos todo sobre lo que tienes que saber sobre el autismo para que rompas imaginarios erróneos.

El Trastorno del Espectro Autista es un trastorno neurobiológico, condición que dura toda la vida “por lo general, inicia tempranamente en la infancia, es decir, en el primer año de vida, presentando alteraciones en el desarrollo antes de los tres años”, asegura la psiquiatra Liliana Betancourt, docente de la Pontificia Universidad Javeriana y coordinadora de la unidad de salud mental del Instituto Roosevelt en un comunicado de dicha institución.

Anteriormente, se hablaba del Síndrome de Asperger, trastorno generalizado del desarrollo no especificado, autismo agudo. Hoy, estas categorias se incluyen dentro del Trastorno del espectro autista (TEA), como afirma, Karen León Zamora, psicóloga de la Liga Colombiana de Autismo, “se habla de espectro porque es muy ampliado y variado. Es decir, existen diferentes comportamientos, por eso, nunca encontraremos una persona con autismo que sea igual a la otra, como todo ser humano posee características diferentes”.

A continuación, Karen León Zamora explica cuando se considera que una persona está dentro del espectro.

●Comunicación: podemos encontrar personas con autismo que tienen lenguaje verbal pero presentan dificultad en expresar sus emociones, pensamientos o deseos. También existen personas que no presentan lenguaje verbal, esto no quiere decir que no se comuniquen sino que, usan diferentes estrategias para hacerlo (uso de pictogramas, intercambio de imágenes), recordando que todo comportamiento es una forma de comunicarse.

●Interacción social: hay personas que se relacionan poco con otras pero es porque no saben cómo hacerlo. Por ende, se les enseña a ganar este tipo de habilidad social. De igual forma, hay algunos que sí lo hacen pero la manera en que lo transmiten es muy particular. Por ejemplo, a un niño que tiene 10 años y se comunica con palabras sueltas con los compañeros de su misma edad, quienes hablan de manera más fluida, se le dificultará interactuar con ellos. Pero, esto no quiere decir que no quiera hacerlo sino que su manera de relacionarse es diferente.

●Intereses repetitivos: tienen intereses que interfieren en alguna situación cotidiana. Por ejemplo, hay personas que son hipersensibles (perciben de manera más aguda los olores, los sonidos, y el contacto) mientras que hay otros hiposensibles (se pegan y no sienten dolor). Esta parte sensorial es importante reconocerla porque genera cambios en el comportamiento.

“Cabe anotar que a pesar de que esta patología posee estas características centrales, esto no significa que todos los casos tengan el mismo grado de compromiso. Mientras algunos presentan una limitación severa en su funcionalidad global, otros pueden, con una intervención adecuada, desarrollar habilidades que le permitan un mayor y mejor funcionamiento diario”, explica la psiquiatra Liliana Betancourt, docente de la Pontificia Universidad Javeriana y coordinadora de la unidad de salud mental del Instituto Roosevelt en el mismo comunicado.

¿Cómo detectar que tu hijo o familiar cercano está dentro del Trastorno del Espectro Autista?

Para la psiquiatra Liliana Betancourt las siguientes señales ayudan a realizar un diagnóstico oportuno:

  1. No se observan sonrisas u otras expresiones placenteras a partir de los 6 meses.
  2. No responde a sonidos compartidos, sonrisas u otras expresiones a partir de los 9 meses.
  3. No balbucea a los 12 meses.
  4. No hace o no responde a los gestos sociales como: señalar, mostrar, decir adiós con la mano o sacudir la cabeza para decir sí o no a partir de los 12 meses.
  5. No dice palabras sencillas a partir de los 16 meses.
  6. No dice frases espontáneas de dos palabras con sentido a partir de los 24 meses.
  7. Cualquier pérdida de lenguaje o habilidad social a cualquier edad.

Es importante que tengas en cuenta estas señales porque la detección temprana permite realizar una adecuada intervención y recibir una serie de herramientas para estimular y ganar habilidades. Si no se realiza lo que sucede es que cuando la persona con autismo está más grande y se enfrenta a un entorno desfavorable (pasar de la primaria al bachillerato) , donde sus dificultades se hacen más visibles, se empieza a sospechar que está dentro del espectro.

Según la psicóloga Karen León de la Liga Colombiana de Autismo, “actualmente se habla de tipos de apoyo  sustancial (alto, medio y bajo) los cuales se definen dependiendo de la persona. Por ejemplo, alguien puede presentar apoyo medio en comunicación mientras que en interacción es bajo. “Pueden existir momentos en que el apoyo aumente y otros en el que disminuya. Esto depende de la ganancia de habilidades que la persona adquiera pero también de los entornos, si son favorables, donde la persona pasa desapercibida, o desfavorables, donde sus dificultades se hacen más evidentes”.

En la actualidad existen movimientos como el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo que promueven el respeto a las personas con autismo y sus familias y sin duda una de las mejores formas de hacerlo es conociendo e informándose sobre el Trastorno del Espectro Autista.