Glaucoma: falsedades y verdades

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del sistema ocular y es una de las causas más comunes de ceguera. ¿Sabes qué causa el glaucoma y cómo tratarlo? Te lo explicamos a continuación.

Una de las enfermedades oculares más comunes es el glaucoma. Si no es detectada a tiempo, puede poner en riesgo la visión. Aunque no existe una cura concreta, es posible contrarrestar sus efectos en la mayoría de los casos  a través de tratamientos, precauciones y procedimientos quirúrgicos.

A pesar de su gravedad, existen ciertos niveles de incertidumbre y desconocimiento de esta condición, por lo que se crean diferentes mitos y versiones sobre la misma. Por eso, los oftalmólogos Catalina Velasco y Nicolás Mera, afiliados a la Sociedad Colombiana de Oftalmología, te ayudan a despejar estas versiones falsas sobre el glaucoma.

Mito:

Una persona con una visión 20/20 y que no tiene síntomas claros, no sufre de esta enfermedad.

Realidad:

¡Falso! “El glaucoma es una enfermedad silenciosa y la ausencia de síntomas no descartan su presencia”.

Mito:

El glaucoma solo afecta a la gente en edades muy avanzadas, por tanto, si soy joven, no tengo que preocuparme por esta condición.

Realidad:

¡Falso! “En realidad esta enfermedad puede presentarse a cualquier edad, ya que existen distintos tipos de glaucoma”.

Mito:

Si no se perciben síntomas, no se requiere tratamiento.

Realidad:

¡Falso! “Es importante que la gente comprenda que una vez diagnosticado el glaucoma, siempre se necesita tratamiento independientemente de los síntomas, ya que se trata de una enfermedad silenciosa”.

Mito:

El glaucoma es hereditario, por tanto, si mis padres no lo tuvieron, yo no lo tendré

Realidad:

¡Falso! “Si bien es verdad que el glaucoma tiene un componente hereditario importante, esta enfermedad también puede presentarse en personas sin antecedentes familiares”.

Mito:

El glaucoma únicamente se presenta cuando hay alta presión intraocular.

Realidad:

¡Falso! “La presión intraocular elevada es el principal factor de riesgo para el glaucoma, pero también existe el glaucoma con presión intraocular normal”.

 

Recuerda que nadie está exento de sufrir de esta enfermedad y que el diagnóstico temprano es esencial para prevenir la pérdida de la visión. Por lo mismo, es importante realizar chequeos periódicos para impedir que una enfermedad así pase sin ser detectada.