. Manecilla de la puerta con llave y llave en forma de casero

Si quieres adquirir vivienda propia pero no sabes qué tipo de crédito solicitar, Juan Camilo González, conferencista y asesor en Finanzas Personales, te explica cuáles son los diferentes tipos de crédito que existen en Colombia.  

El crédito de vivienda es un préstamo que se otorga para la compra de vivienda nueva o usada, así como la construcción de la misma. De acuerdo con Juan Camilo González, “en Colombia existen dos formas para financiar la vivienda: crédito hipotecario y leasing habitacional, también conocido como arrendamiento financiero”. Según el experto estas son sus diferencias: 

Crédito hipotecario 

Cuando se solicita un crédito hipotecario significa que la vivienda que se va a adquirir hará parte del patrimonio. Este tipo de crédito financia hasta el 70 % del valor de cualquier tipo de vivienda (VIS y no VIS). Generalmente, sus cuotas son más bajas que las del leasing y para acceder se debe pagar el 30 % de la cuota inicial. 

Tipos de crédito hipotecario

  • Individual: una sola persona asume la deuda del inmueble. 
  • Compartido: el cónyuge o un grupo de familiares comparte la deuda, ayudando así a tener una mejor capacidad de endeudamiento. 
  • Para construcción: se otorga cuando el solicitante ya cuenta con un lote para construir una vivienda pero no todos los bancos cuentan con esta alternativa financiera. 

De acuerdo con González, “al solicitar este tipo de créditos se deben tener en cuenta las siguientes opciones:

Crédito en pesos: puedes conocer el valor de todas las cuotas, desde la primera hasta la última. Estos necesitan una mayor capacidad de endeudamiento y generalmente las entidades financieras prestan menos dinero que en los créditos de UVR. “En Colombia casi el 90 % de los créditos están en pesos”, afirma el experto. 

Crédito en UVR: las cuotas varían según la inflación, por ende, si esta aumenta las cuotas también. La primera suele ser baja, pero las siguientes generalmente son más altas. Si vas a elegir esta opción debes asegurarte que tus ingresos aumentarán anualmente para evitar retrasarse en las cuotas. 

Crédito tasa fija o variable: si es fija sabrás cuántos intereses vas a pagar desde el primer hasta el último pago, mientras que si es variable se calcula el porcentaje por encima de otro indicador que puede ser: el IPC que se asocia con la inflación o el DTC relacionada con las tasas que los bancos pagan por CDT. 

Crédito según el sistema de amortización: puedes pedir un crédito con cuotas fijas o unas que empiecen bajas y luego aumenten, también puedes empezar a pagar cuotas altas que con el tiempo disminuyan. “Lo importante a tener en cuenta en este punto es que en ningún caso la cuota inicial puede superar el 30 % del ingreso del solicitante”, señala Juan Camilo González, fundador de MisFinanzasPersonales.Co

También te puede interesar: Todo lo que debes saber sobre el subsidio de arriendo de Compensar

Leasing habitacional 

El leasing habitacional es un contrato de arrendamiento en el que al final del plazo pactado el arrendatario puede ejercer la compra de la vivienda. Actualmente, esta alternativa de crédito permite financiar hasta el 90 % del inmueble pero solo funciona para viviendas que superan los 93 millones de pesos, ya que se financia una mayor parte del crédito hipotecario y las cuotas pueden llegar a ser más altas. 

De igual forma, es importante aclarar que aunque el banco es el dueño del inmueble, el arrendatario es quien debe asumir los costos de las obligaciones tributarias, arreglos, mantenimientos y cuotas extraordinarias de la propiedad. 

¿ A qué entidad financiera solicitar el crédito hipotecario? 

De acuerdo con González, “esto depende del tipo de vivienda que se desee adquirir. Por ejemplo, si estoy interesado en una vivienda VIP (Vivienda de Interés Social Prioritaria) o VIS (Vivienda de Interés Social) que son propiedades que están por debajo de los 135 millones de pesos, lo recomendable es consultar primero con la entidad financiera de confianza, porque esto facilitará la aplicación”. 

Asimismo agrega que, “puedes buscar otras entidades financieras, no obstante, antes de solicitar preaprobados es recomendable averiguar las condiciones para generar una huella de consulta. Sin embargo, en este tipo de crédito es importante comprender que no existe una diferencia enorme en la oferta porque son pocos los bancos  los que lo ofrecen. Además, las tasas no dependen de la entidad sino del perfil crediticio de la persona”.  

Por esta razón, “también es importante tener en cuenta el Fondo Nacional del Ahorro, el Fondo de Empleados y las Caja de Compensación Familiar, para cierto tipo de vivienda y de condiciones del solicitante, porque pueden contar  con programas de vivienda en los que uno puede llegar a tener tasas más bajas que en los bancos”, concluye González. 

Recuerda que si estás pensando en adquirir vivienda propia y eres afiliado a Compensar puedes hacer asesorarte con el programa integral de vivienda que entre otros, te ofrece diversos tipos de alternativas de vivienda en Bogotá y alrededores. ¡Conoce más ingresando a https://corporativo.compensar.com/vivienda