El dinero ya no es una razón para dejar a un lado nuestro sueño de estudiar y crecer profesionalmente, te contamos algunas alternativas a las que puedes aplicar, porque estudiar ¡sí es posible!

¡Dile sí a tu proyecto educativo!

La decisión está en tus manos, estudiar vale la pena.

Cuando estudiar deja de ser un sueño para convertirse en una realidad, un abanico de posibilidades se abre ante las personas que deciden decirle sí a la formación, la cualificación y la sana competencia laboral.

Solo hay que tomar la decisión, dejar atrás la excusa de la falta de dinero y dejar de ver esto como un obstáculo, y más bien en explorar el gran universo de becas o planes de financiación a intereses bajos y asequibles que ofrecen las mismas instituciones de educación superior, bancos y hasta cajas de compensación, para acompañarte a lograr tus metas.

La siguiente información puede ser muy útil para aquellos que han decidido dar el siguiente paso en sus aspiraciones personales y, por supuesto, profesionales. A continuación, algunos consejos que pueden ser de utilidad:

En el caso de las becas

Seis consejos que pueden ayudarte a ganar una beca:

  1. No esperes a graduarte para acceder a una beca. Si estás en los últimos años de bachillerato o ya estás en la universidad, recuerda que hay becas disponibles. Busca, incluso, luego de matricularte. Si tienes un promedio alto, será una razón más para poder aplicar a la beca total o parcial.
  2. Si estás llenando un formulario para una beca, responde todas las preguntas, tanto las obligatorias como las opcionales. Responder a todas las preguntas te ayuda a obtener mejores resultados.
  3. Hay varios sitios que te ayudan a descubrir qué becas están ofreciendo las diferentes instituciones y generan un ¨directorio de becas. Búscalos en navegadores con un sencillo filtro y apúntate en las bases de datos de estas para recibir notificaciones y así estar enterado de las nuevas ofertas.
  4. Generalmente, en las oficinas de ayuda financiera de las universidades, en las librerías o bibliotecas puedes encontrar información útil sobre becas.
  5. Lleva las fechas de las becas y los requisitos que te piden en un calendario, verás lo útil que es y, lo mejor, no dejarás escapar ninguna oportunidad.
  6. Asegúrate de tener un perfil online profesional. Utiliza sitios como LinkedIn, además, ten una dirección de correo donde puedas ver las respuestas de tus aspiraciones.

Otras opciones de financiación

Las opciones a la hora de financiar tu futuro educativo son múltiples, solo depende de ti y las ganas que le pongas a este nuevo proyecto. ¡Anímate!

● Cooperativas y entidades financieras. Realizan alianzas estratégicas con las universidades y los estudiantes pueden acceder a créditos educativos especiales con tasas de interés bajas. El único requisito es que el codeudor tenga un buen historial crediticio.

● Para apuntarle a más becas. La mayoría de universidades premian cada semestre el mejor promedio de los pregrados. También existen estímulos a quienes practican deportes o realizan alguna forma de arte, cuentan con fondos de egresados, empresariales, y particulares que donan becas cada semestre.

● A través de un crédito de libre inversión: Existen entidades como Compensar, donde puedes aplicar a un crédito de libre inversión a intereses muy bajos y destinar ese dinero al pago de tus estudios. Es una solución con la que podrás hacer realidad el proyecto educativo. Estas entidades ofrecen distintas opciones para satisfacer el presupuesto y necesidades de cada usuario.

● Oportunidades que te ofrece el Estado. Las formas de financiación consisten en un crédito que se otorga cada semestre al estudiante por el valor del 100% de su matrícula o menos, todo depende del caso. Los requisitos son: estar aceptado y admitido en una institución de educación superior, haber alcanzado un promedio determinado en las Pruebas Saber y tener definido qué quiere estudiar. Cuando son menores de edad requieren de un codeudor y mantener un buen promedio durante el periodo de estudios. En este caso, la deuda puede ser a corto o mediano plazo, esto depende de tus posibilidades de pago.

En conclusión, la falta de dinero ya no es una excusa para poder estudiar y crecer personal y profesionalmente en nuestro país. Solo tienes que asesorarte y encontrar la opción que más te convenga teniendo en cuenta tu capacidad de pago, intereses de las entidades, requisitos para aplicar a los créditos y becas, etc.

¡Bienvenido a la academia, vamos a estudiar!