Si durante estas vacaciones te expusiste muchas horas al sol o, si, por el contrario, descansaste en tierra fría, seguramente tu piel se vio afectada. Por eso te contamos cómo recuperarla para que vuelvas a lucir radiante.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y es el encargado de proteger al organismo de factores externos como bacterias, contaminación, entre otras sustancias químicas. De ahí la importancia de cuidarla y mantenerla protegida de la radiación solar.

Como explica la dermatóloga de Compensar Adriana Téllez, “la luz solar presenta rayos visibles e invisibles. Las ondas pueden ser cortas UVA o largas UVB y ambas afectan la piel, llegando a producir quemaduras, reducción de la elasticidad, pérdida de luminosidad, aparición de arrugas, manchas cafés, adelgazamiento de la piel y enfermedades como el cáncer de piel (basocelular, escamocelular y melanoma).

Sin embargo, en época de vacaciones es común olvidar la rutina de cuidado y enfocarse más en la relajación y diversión, haciendo que la piel se vea afectada. De acuerdo con la médica y dermatóloga Sofía Restrepo, “es común que el descanso venga acompañado de excesos como exposición prolongada al sol, consumo de alcohol o comida rica en grasas saturadas. Esto conlleva un aumento en el estrés oxidativo del cuerpo y por eso la piel puede verse más apagada”.

Además, señala que “en algunas ocasiones también puede exacerbarse la rosácea, el acné y la dermatitis seborreica, pero esto no solo les sucede a las personas que pasan vacaciones en clima cálido, sino también a quienes deciden tomar un descanso en tierra fría, porque su piel sufre cambios como la resequedad. De igual forma, los vuelos largos en avión también pueden afectar la hidratación de nuestra piel, volviéndola más reseca”.

Piel radiante después de vacaciones

Las dos expertas coinciden en la importancia de mantener una buena limpieza. Para ello, debes usar el limpiador correcto, el cual se escoge de acuerdo con el tipo de piel de cada paciente. Por ejemplo, “si la piel es grasosa se recomienda seborreguladores, mientras que, si es piel sensible, deben usarse los que son libres de parabenos y perfumes”, señala Sofía Restrepo, dermatóloga de la Universidad Militar Nueva Granada

El segundo paso para lucir una piel radiante es hidratarla. Para la dermatóloga Adriana Tellez, miembro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica, es aconsejable aplicar cremas que contengan ceramidas, vitaminas A, E y C, aminoácidos, oligoelementos y ácido hialurónico. Estos componentes restablecen la hidratación, además actúan como barrera protectora, favoreciendo así la recuperación del manto ácido, lo que restablece el pH de la piel.

El tercer paso es reparar, “para ello existen muchos procedimientos dermatológicos que no son agresivos como la aplicación de ácido hialurónico, peelings químicos, microagujas, entre otros”, explica la especialista Adriana Tellez. No obstante, antes de realizar estas técnicas es importante consultar a tu dermatólogo.

Por último, debes proteger tu piel, lo aconsejable es que así no te expongas al sol, siempre uses protector solar. Según las especialistas, este debe tener un amplio espectro con FSP mayor a 30 y hay que reaplicarlo cada tres horas durante el día.

También te puede interesar: Protege tu piel del sol en estas vacaciones

Cuida tu alimentación

Finalmente, es clave llevar una alimentación balanceada, como explica la dermatóloga Sofía Restrepo, “esta no solo se ve reflejada en tu salud general sino también en tu piel. Por ello, los dermatólogos recomendamos una dieta rica en antioxidantes para reducir el estrés oxidativo, el cual acelera el envejecimiento de la célula”.

De igual forma existen alimentos que son considerados “superalimentos” por su alto aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes. Por ello, para Adriana Téllez es fundamental incluir:

  • Aguacate: contiene vitaminas E y C con alto poder antioxidante.
  • Arándanos: previenen el daño solar por su efecto antioxidante y revitalizador.
  • Cúrcuma: tiene propiedades exfoliantes, antisépticas , antiinflamatorias y antioxidantes.
  • Espinaca: tiene vitaminas A, C, E, K y B2, además de ácido fólico, hierro, zinc y magnesio.
  • Quinua: rica en proteína, omega 3, 6 y aminoácidos.
  • Setas u hongos: estos tienen un alto contenido de ácido kójico que ayuda a disminuir el color de las manchas cafés y da luminosidad a la piel.
  • Granada: es una fruta de la que se extraen ácidos grasos, vitamina E y fitoesteroles, los cuales reducen el nivel de colesterol. Además, tiene un potente efecto antioxidante y estimula la síntesis de colágeno.
  • Semillas de chía: contienen ácidos grasos (omega 3 y 6), fibra y producen un efecto antiinflamatorio.

Ya sabes, incluye estos alimentos y sigue los consejos de cuidado, solo así mantendrás una piel radiante y saludable.