Esta enfermedad es una amenaza más real de lo que crees. Conoce de qué se trata y toma medidas preventivas desde hoy.

El cáncer de próstata es el tumor más frecuente en los hombres y la segunda causa de mortalidad después del cáncer de estómago.

Cada año, se estima que hay entre 6.500 y 8.000 casos nuevos en el mundo. En Colombia, la incidencia es de 40.5 y 40,9 por cada 100.000 hombres, de los cuales 10 mueren. En la Cohorte de Oncología de Compensar, registramos de 15 a 20 casos nuevos por mes,

¿necesitas más razones para tomar medidas de prevención?

Si estás decidido a tomar cartas en el asunto, acá podrás enterarte de todo lo que tienes saber sobre esta fatal enfermedad.

Empecemos por entender qué es la próstata

La próstata es la glándula encargada de la producción del semen, forma parte del sistema genital y urinario masculino y se localiza delante del recto y debajo de la vejiga. En hombres jóvenes tiene el tamaño de una nuez pero con el paso de los años, especialmente después de los 50, tiende a crecer desproporcionadamente.

Los síntomas de un crecimiento descontrolado

El cáncer de próstata toca la puerta cuando hay un crecimiento desordenado y descontrolado de las células que forman la próstata. Esto ocurre a nivel local pero, de no ser atendido prontamente, puede propagarse fácilmente a los huesos y ganglios linfáticos, dando lugar a una posible metástasis generalizada.

Una de las claves para evitar este tipo de escenarios, es reconocer los síntomas de esta enfermedad y acudir al especialista en el momento oportuno:

Disfunción eréctil

● Sangre en la orina

● Necesidad de orinar más a menudo (sobre todo en la noche)

● Dificultad para aguantar las ganas de orinar (ir corriendo al baño)

● Dificultad para empezar a orinar

● Poco flujo urinario y sensación de que la vejiga no se desocupa del todo.

Mejor prevenir que curar

Como toda enfermedad, el cáncer de próstata tiene múltiples opciones de prevención.

En primer lugar, es importante considerar algunas características demográficas que pueden aumentar el riesgo hasta 3 veces:

● Ser de raza negra

● Ser mayor de 60 años

● Tener un alto consumo de grasas

● Ser obeso

● Fumar

● Consumir alcohol en exceso.

● Tener un historial de cáncer en la familia, principalmente en padres o hermanos.

Si alguna de estas particularidades te representa, ya sabes que debes poner especial atención a los síntomas de esta enfermedad y realizarte todos los exámenes médicos preventivos.

Por otro lado, también es fundamental que decidas tener un estilo de vida saludable, principalmente a través del ejercicio y del consumo de frutas y verduras, que por su alto contenido de antioxidantes pueden ayudarte a prevenir el cáncer.

Diagnóstico y exámenes preventivos

En Compensar, las estrategias de diagnóstico para esta enfermedad se hacen a partir de los 50 años. La recomendación es entonces que, con una frecuencia no mayor a 5 años (idealmente 2), los hombres se realicen los siguientes exámenes preventivos:

Medición del antígeno prostático: por medio de un examen de sangre, se mide el nivel del antígeno protático, una proteína producida por las células de la próstata. Dependiendo de la edad, la raza y otros factores, la cantidad de antígeno encontrada podría se un indicador de cáncer.

Tacto rectal: el objetivo es poder hacer un tacto de la próstata, pues si se encuentra dura podría ser una señal de alerta.

Es importante considerar que la única forma de diagnosticar el cáncer es por medio de una biopsia. Queda a criterio del médico determinar, a partir de los exámenes preventivos, la necesidad de realizarla.

Tristemente, las reservas generalizadas que tienen los hombres con respecto al tacto rectal, han resultado en diagnósticos tardíos de la enfermedad. Acompañar a nuestros hijos, conocer a nuestros nietos, recorrer el mundo y disfrutar de la buena música son algunos de los momentos que muchos han dejado pasar por temor a uno cuantos segundos de incomodidad.

Es fundamental entender que la amenaza es real y tener claras las prioridades.

Si tienes más dudas sobre esta enfermedad, no dudes en consultar a tu médico de confianza y en solicitar toda la asesoría necesaria.

Tu acciones de hoy, determinarán la vida que tengas mañana.